jueves

Reseña: In vino veritas de Virginia Gasull

El robo de uno de los mosaicos mejor conservados de Europa hace que la inspectora Oteiza, de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Judicial, se traslade a una pequeña localidad de Burgos para investigar el caso. Todo cambiará para ella cuando su jefe decide involucrarla en una investigación de gran complejidad: la desaparición de unas valiosas botellas de vino de añadas anteriores a la Segunda Guerra Mundial. Se inicia así un viaje que comienza en Madrid, continúa en San Sebastián en pleno Festival de Cine y finaliza en los viñedos de Burdeos. Un fascinante recorrido en el cual Oteiza contará con la ayuda de Édouard DeauVille experto en vinos y propietario de un château, con el que surgirá una innegable química.

¿Qué nos ha gustado? 
- La reina detective: Oteiza es la figura estrella de In vino veritas. Una protagonista fuerte e independiente que eclipsa a la figura masculina y que destaca en las escenas de acción. Menos logradas están, sin embargo, los secundarios algunos de ellos demasiado apegados a los tópicos.
- Entrelazando: la trama de In vino veritas está muy bien conformada. Virginia Gasull conjuga distintas líneas argumentales, romance, suspense y algunos toques eróticos que dinamitan la historia y hacen que sea muy entretenida. Con algunos errores estilísticos pero muy válida para pasar un buen rato.
- Entre bodegas: en cuanto a la ambientación, Gasull ha conseguido lo más importante. Transportar al lector al universo de la enología. Con descripciones y explicaciones sencillas y precisas la autora nos muestra el mundo de los viñedos y de las bodegas y, sobre todo, nos hace sentir el amor por esta ciencia.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Desconcierto: la única nota discordante de In vino veritas son los constantes cambios de perspectiva a los que nos somete la autora. Unas veces la narración se presenta en tercera otras veces en segunda. Y este ir y venir de puntos de vista desconcierta bastante a lector.

1 comentarios :

Los cambios de perspectiva a mi me liquidaron. Me cansé y abandoné. Ricardo, Buenos Aires, Argentina

Publicar un comentario