jueves

Reseña: Como la sombra que se va de Antonio Muñoz Molina

La nueva novela de Antonio Muñoz Molina. Una ciudad. Un magnicidio. Una obsesión. La huida del asesino que no pudo matar un sueño de libertad. El 4 de abril de 1968 Martin Luther King fue asesinado. Durante el tiempo en que permaneció en fuga, su asesino, James Earl Ray, pasó diez días en Lisboa tratando de conseguir un visado para Angola. Obsesionado por este hombre fascinante y gracias a la apertura reciente de los archivos del FBI sobre el caso, Antonio Muñoz Molina reconstruye su crimen, su huida y su captura, pero sobre todo sus pasos por la ciudad.

¿Qué nos ha gustado? 
- América contada desde fuera: siempre es un riesgo adentrarte en episodios históricos ajenos que marcaron la historia universal pero Antonio Muñoz Molina lo ha hecho con sobrada soltura en Como la sombra que se va. En esta ocasión, el escritor nos sumerge en el asesinato de Martin Luther King analizando con precisión médica los misterioso políticos, sociales y culturales que marcaron el devenir estadounidense de entonces. Una tarea ardua de la que sin embargo Muñoz Molina sale airoso.
- Conociendo a un asesino: Muñoz Molina ya nos demostró en Plenilunio que es capaz de indagar en cualquier mente trastornada con increíble realismo. Esto vuelve a confirmarse en Como la sombra que se va pues el reatrato psicológico que el autor hace del asesino de King no deja indiferente a nadie.
- Estilo de sobrada experiencia: con Como la sombra que se va Muñoz Molina demuestra que sigue estando en plena forma. Una narrativa sin tropiezos, digna de un autor consagrado, que deslumbra por la riqueza descriptiva y la fluidez de los diálogos.

¿Qué nos ha gustado? 
- Un poco larga: con más de 500 páginas, Como la sombra que se va puede resultarnos una novela extensa. El ritmo se empasta en algunas partes haciendo que nos encajonemos a ratos y algunos capítulos pecan de repetitivos.

0 comentarios :

Publicar un comentario