viernes

Reseña: Seis días de Matthew Quirk

El exconvicto Mike Ford ha encauzado su vida y ahora lo tiene todo: una prometida estupenda, una hermosa casa, su propio negocio y lo más importante es que ha conseguido todo ello de forma legal. Sin embargo, en medio de los preparativos para su boda no puede evitar sentir una punzada de nostalgia por la emoción y el peligro que ha dejado atrás.
 Entonces, su hermano Jack vuelve a entrar en su vida. Él también parece haberse rectificado y Mike vuelve a confiar en él. Por eso, cuando una noche unos hombres armados secuestran a Jack, Mike está decidido a descubrir quién se lo ha llevado y rescatarlo.

¿Qué nos ha gustado? 
- No puedes dejar de quererle: Mike Ford es un protagonista excepcional. En algunos momentos le odiamos por lo que está dispuesto a hacer o por la influencia que su hermano ejerce sobre él pero en el fondo es una figura caracterizada con tanto acierto, tan bien implantada dentro de la novela que es imposible no sentir una conexión especial con él.
- Bien estructurada: aunque empieza con un arranque pausado, a partir de la página 50 más o menos la trama da un giro radical. El ritmo se vuelve vertiginoso y, quitando algunos baches en la parte intermedia, el argumento fluye con un dinamismo que nos atrapará.
- Apostando por las chácharas: la prosa de Matthew Quirk encuentra su gran punto de apoyo en los diálogos. Rápidos pero sobre todo muy humanizados y reales hacen que la trama se vuelva más creíble y que los personajes ganen en caracterización.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Conveniencias: hacia el final de la novela Quirk se pierde en algunos giros conclusivos que resultan un poco sospechosos, demasiado convenientes para los personajes. Esto mina de alguna forma la coherencia de la historia y empaña la credibilidad de los acontecimientos finales.

0 comentarios :

Publicar un comentario