viernes

Reseña: Trash. Ladrones de esperanza de Andy Mulligan

Se ganan la vida en el gigantesco vertedero de una gran ciudad. Desde el amanecer hasta que cae el sol, Raphael, Gardo y Rata trabajan removiendo la basura, seleccionando y descartando objetos entre una humeante montaña de desechos. Pero el día en que Raphael encuentra algo que no debería haber encontrado, los tres amigos ven la oportunidad de dejar atrás su dura realidad. Y cuando aparece la policía y les promete una sustanciosa recompensa, se confabulan para mantener en secreto su hallazgo. Así comienza una aventura que los conducirá las avenidas más lujosas de la ciudad, a un inmenso cementerio y a la celda de un anciano preso político, mientras policías sin escrúpulos los persiguen, dispuestos a cazarlos como alimañas.

¿Qué nos ha gustado?
- Distintas visiones: cada capítulo de Trash está narrado desde la perspectiva de un personaje diferente. Andy Mulligan utiliza muy bien esta técnica de tal forma que nunca da la impresión de que la trama está desconectada o que es difícil mantener el ritmo de los acontecimientos. Mulligan se encarga de que todo fluya como debe ser, manteniendo un hilo constante entre todas las voces que intervienen en la novela.
- Trama con intensidad: la historia de Trash es un drama en toda regla. Nos encontraremos con situaciones que nos harán llorar o que nos removerán las entrañas pero aún así disfrutaremos con la emotividad de sus páginas y la sencillez con la que Mulligan nos acerca la dureza en la que están inmersos los jóvenes protagonistas.
- Para reflexionarTrash es una muy buena novela para mover la conciencia, sobre todo la de los más jóvenes. A lo largo de las páginas nos toparemos con temas de enorme calado como la amistad, la pobreza o el significado de la justicia que nos invitan a reflexionar sobre la vida real a cada momento.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Para niños grandes: aunque Trash está indexada como una novela infantil el contenido y los temas que se abordan en ella ponen en tela de juicio esta categorización. Esta obra debe ser leída al menos por adolescentes con una cierta madurez para que puedan entender toda la complejidad y los dobles sentidos que encierra la obra.

0 comentarios :

Publicar un comentario