viernes

Reseña: El asesinato del magistrado de Robert van Gulik

En la Antigua China, el juez era la autoridad suprema dentro de cada distrito, responsable del censo, del registro civil, de recaudar impuestos, y de la seguridad de los habitantes. Su trabajo no se limitaba a impartir justicia, era además el encargado de investigar los delitos, los robos y los asesinatos, en caso de que estos se produjeran. Inspirándose en una novela anónima del siglo XVIII, Robert van Gulik rescató a este popular héroe chino y lo convirtió en un personaje de ficción accesible para el lector occidental.

¿Qué nos ha gustado? 
- Detective clásico: El asesinato del magistrado sigue de cerca la tradición detectivesca más clásica, en la línea de las novelas de Agatha Christie y autores similares. No encontraremos profundidad psicológica pero sí un caso de asesinato en forma de puzzle que consigue mantener al lector en vilo desde las primeras páginas.
- Buena construcción: el caso que centra El asesinato del magistrado está muy bien pensado y aún mejor conducido por parte de Robert van Gulik. El autor sabe cómo mantener la intriga y elevar poco a poco la tensión del caso para hacer que el lector no pueda despegarse de las páginas del libro.
- Sin florituras pero con efectividad: la prosa de Gulik no es demasiado elevada ni cuenta con una enorme cantidad de metáforas y recursos pero a cambio sí resulta muy apropiada para la trama y asegura la fluidad de los acontecimientos y de la narración.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin caracterización: los personajes es el apartado más débil de El asesinato del magistrado. Gulik casi no le concede importancia a la evolución del elenco y las figuras pecan de simplismo y de falta de profundidad.

0 comentarios :

Publicar un comentario