viernes

Entrevista: Jennifer Donnelly (Bajo el azul)

Hija de emigrantes Irlandeses, se graduó en Historia Europea y Literatura Inglesa, licenciándose en esta última en la Universidad de Rochester en Nueva York. Vivió en Londres algún tiempo y estudió en al Bikbeck College. Antes de dedicarse a la escritura, trabajó como distribuidora de antigüedades y periodista. Es autora de libros históricos de ficción, desarrollados en la Inglaterra del siglo XIX. Uno de los detalles que más nos ha gustado de Bajo el azul ha sido la ambientación. Todos los detalles y escenarios tan particulares que rodean a los personajes están maravillosamente descritos y presentados al autor.

¿Cómo fue el proceso de creación del universo subacuático de Bajo el azul
A mí siempre me ha gustado el mundo marino. Desde pequeña es algo que me ha fascinado. Asi que cuando empecé a escribir esta novela, con un universo subacuático ficticio en el que podía construir todo desde la nada, me encantó la idea. Pero al mismo tiempo era algo muy complejo pues necesitaba mantener la coherencia para que resultase lógico. Tuve mucho cuidado para que los escenarios fueran creíbles y atractivos al mismo tiempo.

¿Cómo se te ocurrió la trama y la historia? 
En una exposición dedicada a Alexander McQueen a la asistí en el Metropolitan Museum de Nueva York. Era un homenaje al diseñador en el que ibas recorriendo diferentes salas, cada una de ellas ambientada de una forma diferente. En una de estas salas se proyectaba un vídeo con una chica sumergiéndose en el agua que me llamó mucho la atención. Empecé a preguntarme quién podría ser, qué estaría haciendo y a partir de ahí construí la trama.

La novela está llena de vocablos inventados y juegos de palabras que son únicos de Bajo el azul. ¿Cómo fuiste creando todas estas expresiones? 
La idea salió del mito de la Atlántida. Quise recrear de alguna forma la conjunción de personas y lenguas que se dio allí y por eso decidí inventarme un idioma diferente que reflejara todo eso. Además, a mí siempre me ha gustado crear nuevas palabras. Es algo que me divierte mucho. Asi que me limité a mezclar el latín y el griego clásicos con las lenguas modernas para ir creando nuevos términos. Fue muy divertido.

¿Cuál es la idea principal que has querido trasmitir en tu novela? 
En EE.UU. tiene mucha importancia el concepto de liderazgo. Ser una persona capaz de liderar a un grupo hacia un objetivo concreto. Pero muchas veces no se le concede tanta relevancia al camino que hay que recorrer para llegar a ese punto. Lo que yo quería mostrar a través de los protagonistas es cómo se forma un líder, de qué manera los errores modelan la personalidad de uno y lo hacen una persona capaz de asumir un puesto de liderazgo.

Sera es el mejor personaje de toda la novela y el que resulta más carismático para el lector. ¿En qué te basaste para construir su personalidad? 
Sera está inspirada en mi hija. Cuando empecé a escribir el libro tenía 11 años y lo que hice fue fijarme en sus problemas, en las dificultades a las que se enfrentaba cada día, para dar forma al personaje principal. Las cinco sirenas que acompañan a Sera también están basadas en personas reales. Concretamente, en las amigas de mi hija. Y también hay otras figuras extraídas de la vida real como Talassa. Para ella me fijé en una cantante de ópera con la que entablé amistad. Su dedicación y su entrega a la música fue la que me inspiró la personalidad de este personaje.

¿Qué nos puedes adelantar del segundo libro de la saga? 
Rogue Wave, la segunda novela de Waterfire saldrá a la venta en EE.UU. en enero de 2015 [a España llegará en octubre de ese mismo año] y, aunque no puedo decir demasiado, sí os adelanto que en las siguientes novelas las amigas de Sera tendrán más protagonismo. En el segundo, Neela será el personaje central, en el tercero Astrid y Becca. Y en el cuarto la trama girará más hacia Ling. Habrá también más amor aunque no puedo decir qué personajes estarán implicados.

0 comentarios :

Publicar un comentario