jueves

Reseña: Tesla y la conspiración de la luz de Miguel A. Delgado

La acción de la novela arranca en un Nueva York ucrónico, el domingo 17 de octubre de 1931. Las ideas de Nikola Tesla, el científico visionario, se han llevado a término: las posibilidades de transmisión inalámbrica de la electricidad han posibilitado todo un mundo nuevo en el que la contaminación no existe, la energía es libre y al alcance de todos, y se ha dado un salto enorme en la evolución tecnológica, gracias a un sistema de torres (la Red Mundial) capaz de abastecer cada vez una mayor extensión del planeta. Edgar, que es un joven de diecinueve años que aspira a ser un piloto de las grandes líneas transatlánticas (los «oceánicos»), descubrirá de esta manera que hay una gran mentira que ha sido mantenida durante todo este tiempo.

¿Qué nos ha gustado? 
- Descubriendo a un desconocido: Nikola Tesla es uno de esos personajes que ha quedado eclipsado por la historia y olvidado por muchos. Tesla y la conspiración de la luz recupera su historia y nos ofrece una visión muy completa sobre la vida y la trayectoria del inventor que nos enseñará muchos detalles desconocidos de esta figura histórica injustamente olvidada.
- Documentación completa: si algo no le falta a Tesla y la conspiración de la luz es documentación. Se nota (en la abundancia de detalles históricos, en la meticulosidad con la que está construida la biografía de Nikola Tesla, etc.) que Miguel A. Delgado ha hecho una labor de investigación magnífica antes de embarcarse en esta novela, algo que siempre es de agradecer en una novela histórica.
- Prosística fina: otro acierto de Tesla y la conspiración de la luz es la narrativa. Delgado hace un uso muy adecuado del lenguaje y de las metáforas pero sin llegar a resultar pedante por lo que la novela se lee con facilidad sin perder el deleite para los sentidos del lector.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Pérdida intermedia: hacia la mitad de la novela, la trama sufre un bajón de ritmo importante. Se vuelve más lenta y, en ciertas partes, incluso repetitiva. Aunque también es cierto que superado este bache Delgado vuelve a recuperar el dinamismo y cierra el libro a lo grande.

0 comentarios :

Publicar un comentario