lunes

Reseña: Sin memoria de Teri Terry

Kyla ha sido «reiniciada»: le han borrado la memoria y sus recuerdos se han perdido para siempre. Han hecho de ella una persona nueva, supuestamente porque era una terrorista y el Gobierno pretende darle así una segunda oportunidad. Pero un día empieza a recordar ecos del pasado, y Kyla descubre que nada es lo que parece —ni siquiera ella misma— y que alguien miente. ¿En quién podrá confiar para alcanzar la verdad? Llega la primera parte de una trilogía distópica que puede ser escalofriantemente real.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Ponte en mi lugar: Kyla es una protagonista carismática que, sobre todo, convence por lo realista que resulta su personalidad. En ningún momento da la sensación de que su actuación es impostada sino que el lector empatiza con ella con rapidez y siente que lo que ella sufre podría estar pasándole a él también.
- Juego de verdades: el gran acierto de Sin memoria es la maraña de verdades y mentiras que Teri Terry crea alrededor de la historia. Llega un momento en el que el lector duda de las intenciones de todos los personajes y el autor sabe manejar este desconcierto con mucho tino para mantenernos en suspenso hasta el final de la obra.
- Preguntas importantes: como buena distopía, Sin memoria sirve para que el lector se cuestione temas de cierto calado. La importancia de la familia, el peso de los gobiernos y la amistad son solo algunas de las cuestiones sobre las que Terry nos invita a reflexionar en su último trabajo.

¿Qué no nos ha gustado? 
- No me siento dentro: un importante pero que tiene Sin memoria es la falta de contextualización. Es cierto que Terry nos ofrece algo de información sobre la sociedad distópica en la que se encuentra Kyla pero no la suficiente como para sentirnos sumergidos en su mundo.

0 comentarios :

Publicar un comentario