martes

Reseña: No soy ese tipo de chica de Lena Dunham

No soy ese tipo de chica es el libro perfecto de Lena Dunham. ¿Qué quieren sus fans? Saber lo que ella opina sobre las cosas que les preocupan, es decir, el amor, el sexo, la amistad, el trabajo, los viajes, el aspecto físico, la moda. ¿Qué más quieren sus fans? Saberlo todo sobre su vida. Y estas dos cosas son justamente las que componen el libro. Lena habla de ella, de su infancia, de sus experiencias sexuales, de sus viajes, de sus lecturas, de sus dietas, de sus terapias, de sus padres, de su trabajo actual y de sus primeros (y horribles) trabajos? Cuenta todo lo que sus lectores quieren conocer con absoluta sinceridad, con un inteligente sentido del humor y sin ningún tapujo.

¿Qué nos ha gustado? 
- Estilo ensayístico: Lena Dunham es conocida en EE.UU. por sus ensayos, publicados regularmente en una conocida revista norteamericana. Su libro tiene el mismo estilo que la ha hecho tan popular entre los lectores –fresco, dinámico y con toques de humor satírico–, por lo que disfrutaremos con la lectura de su biografía casi tanto como con la de sus ensayos.
- Mezcla temática: Dunham trata en su libro algunos temas de importancia social y cultural como el feminismo, los malos tratos o la familia. Esto ofrece una mayor riqueza a la historia pues combina el lado personal con el psicológico-moralista.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Algo de monotonía: en ciertos puntos, la novela de Dunham se vuelve un tanto pesada. Da la impresión de que la autora no tiene material suficiente para cubrir las páginas del libro y cae en la repetición reiterada de acontecimientos.
- Autolamentaciones: es cierto que la vida de Dunham no ha sido fácil y que la autora ha atravesado por experiencias que no son gratas para nadie pero, aún así, la excesiva retahíla de auto lamentaciones que intercala en la novela puede resultar pesada a veces.

0 comentarios :

Publicar un comentario