martes

Reseña: La sonrisa de los cerezos en flor de Kate Connelly

Londres, 1890. Después de verse sometida a la estricta voluntad de su familia y de descubrir la extraña desaparición de su amado Thomas, la joven Emily Watson emprenderá un viaje hacia Japón para encargarse de la fábrica de seda y las plantaciones de té que su familia posee en una villa cercana a Tokio. Emily conocerá la realidad de un pueblo que ha permanecido cerrado al mundo durante siglos, y deberá introducirse en la magia y el misticismo de una tierra remota en la que la tradición feudal y el progreso van de la mano. Un delicado paisaje muy alejado de su Inglaterra natal en el que viejos fantasmas del pasado guiarán misteriosamente a Emily en su búsqueda de la esencia de la felicidad.

¿Qué nos ha gustado? 
- Bienvenido a Japón: Kate Connelly acierta de lleno con la ambientación de La sonrisa de los cerezos en flor. Reconstruye la época, los ambientes y las costumbres niponas de finales de siglo con una fidelidad total por lo que casi desde el principio nos sentiremos transportados al antiguo mundo de los saturáis.
- Como la vida mismaLa sonrisa de los cerezos en flor es una novela que nos adentra en los sufrimientos, alegrías y vivencias de los dos protagonistas principales, sobre todo, en la de Emily mientras retoman su presente en Japón. En este sentido, la autora tampoco decepciona. Logra captar los sentimientos y emociones a la perfección, hacernos partícipes de las vivencias de los personajes y crear un tapiz de figuras y caracteres muy colorido y real.
- Nada de dormir: la trama de La sonrisa de los cerezos en flor está muy bien confeccionada. Aunque el libro es extenso el ritmo de la novela no nos deja aburrirnos y nos veremos arrastrados por el argumento sin darnos cuenta.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Casualidades sospechosas: algunos acontecimientos de La sonrisa de los cerezos en flor resultan demasiado coincidentes. Giros forzados pensados para que la trama sea conveniente a los intereses de la autora.

0 comentarios :

Publicar un comentario