miércoles

Reseña: El esclavo de Velázquez Fernando Villaverde

Se fabula en esta novela la historia del morisco Juan Abonabó Pareja, Juan de Pareja para los cristianos, quien nació ya esclavo porque su padre prefirió perder la libertad a afrontar los riesgos y peligros de la expulsión a principios del siglo XVII. El amo de su padre solía acogerlo en su palacio porque le agradaba su compañía, y allí trataba de darle instrucción leyéndole libros religiosos y, sobre todo, introduciéndolo en la que era su gran pasión, la pintura que llenaba los corredores y galerías de su residencia. Siendo Juan ya adolescente, su amo decidió cederle el chico al joven pintor sevillano Diego de Silva y Velázquez, que marchaba a Madrid para hacer carrera en la Corte.

¿Qué nos ha gustado? 
- El lado desconocido: a través de los ojos de Juan, Fernando Villaverde nos adentra en el día a día de Velázquez, descubriéndonos situaciones íntimas y secretos de su vida que no son tan conocidos ni están tan trabajados por los historiadores. Una visión diferente de la vida de este genial pintor español.
- Fidelidad: nada se puede argumentar en contra de la contextualización y ambientación de El esclavo de Velázquez. Villaverde reconstruye la época con todo lujo de detalles y conforme leemos iremos sintiendo la esencia del siglo XVII en cada párrafo de la novela.
- Personajes sobresalientes: otro detalle que también debe mencionarse es la caracterización de los personajes. Bien construida, coherente a lo largo de toda la trama y, sobre todo, muy humanizada. Tanto principales como secundarios convencen por lo bien que Villaverde ha sabido darles vida.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Larga: algunas partes de la novela, especialmente las centrales, pueden resultar un poco lentas. Los acontecimientos pierden algo de dinamismo y se vuelven más lentos por lo que notaremos un ritmo más empastado que en el resto de la obra.

0 comentarios :

Publicar un comentario