viernes

Entrevista: Connie Jett (Todo puede cambiar en un instante)

Escritora y periodista argentina residente en España e Italia, Connie Jett es conocida por su novela de chick lit, Mi colección de secretos. Como periodista ha trabajado para la televisión italiana y en la actualidad colabora en el blog Con un par de tacones.

Los personajes son el gran fuerte de tu última novela. ¿En qué te basaste para caracterizar a Cristina, la protagonista de Todo puede cambiar en un instante
En realidad, la personalidad de Cristina la tenía pensada antes de empezar a escribir. Quería que su forma de ser fuera muy diferente a la mía: ordenada, impulsiva, obsesionada con la limpieza. De hecho, lo único que utilicé de mí misma fue la facilidad para escuchar. Lo demás es todo diferente. Lo que sí tenía claro era que tenía que ser una protagonista cercana, con la que el lector se pudiera sentir identificado o bien ver en su manera de actuar el reflejo de una persona próxima.

¿Cómo describirías la evolución personal y psicológica de Cristina? 
Al principio, es una persona muy metódica a la que le gusta tener todo bajo control, en parte porque viene una familia desestructurada. La llegada de Mario es el principio del fin. Es el momento en el que su vida perfecta cambia de golpe y es también cuando empieza realmente su evolución hacia la madurez. Tiene que enfrentarse a todo sola, empezando por las dificultades cotidianas, y esto la hace reinventarse y crecer. Se convierte en una nueva Cristina. Y cuando por fin está preparada para perdonarse a sí misma es capaz de dar una segunda oportunidad a Tony y luchar por la vida que tanto anhela.

Todo puede cambiar en un instante tiene muchos momentos en los que la protagonista habla consigo misma, ¿qué pretendías conseguir con estas conversaciones tan peculiares, cargadas de humor? 
Cuando escribes una novela en primera persona es más fácil conectar con el personaje. Pero yo quería ir más allá y darle un toque diferente a la narración. Por eso introduje esas conversaciones de Cristina con su cerebro para que la protagonista no solo tuviera la oportunidad de mostrarnos su vida sino también sus dudas interiores.

Si tuvieras que quedarte con uno de los personajes de tu novela, ¿cuál sería? 
Con Cristina, indudablemente (risas). Es un personaje al que quiero mucho. He vivido con ella. He disfrutado mucho. Además es una protagonista fuerte que no queda eclipsada por las figuras secundarias. Aunque he de reconocer que también me gusta mucho la madre de Cristina y los chicos, sobre todo Tony.

Y hablando de Tony. Él es el chico que todas querríamos tener a nuestro lado. ¿Qué tiene este personaje de especial para ti? 
Mucho. Desde el principio supe que iba a ser muy metódico y seguro de sí mismo. Tenía que representar el lado protector y fuerte para contrarrestar la personalidad de Cristina. Es un personaje muy interesante.

Casi toda la novela se desarrolla en una peluquería, ¿cómo ha sido la labor de documentación que has llevado a cabo para que el escenario central del libro resultara creíble? 
Mi principal fuente de inspiración ha sido mi propia experiencia. Todas las mujeres vamos al menos dos o tres veces al año a la peluquería y eso me sirvió para tener una base primera sobre la que asentar el libro. Luego, cuando ya tenía más claro el argumento, iba a la peluquería a la que siempre voy y lo miraba todo. Observaba cómo trabajaban y lo que utilizaban. Le preguntaba a las peluqueras como solucionaban ciertos problemas o si habían tenido que enfrentarse a ciertas situaciones.

¿Cuál crees que es el tipo de público al que va dirigida Todo puede cambiar en un instante
Está enfocado a un público femenino, aunque no juvenil porque la novela tiene escenas eróticas. Yo diría que es un libro para cualquier mujer que quiera pasar un buen rato. Sin límite de edad.

Esta es tu segunda novela y vuelves a repetir en el género romántico. ¿Qué tiene de interesante este tipo de libros para ti? 
En realidad, llevo escribiendo desde pequeña y cuando tenía 16 años me lancé con mi primera novela larga. Luego, la vida me hizo olvidarme de este primer libro hasta que, cuando me quedé embarazada, recuperé el manuscrito. Yo lo que quería era escribir obras como las de Marian Keyes, que toca temas intensos pero basándose en la parodia y el humor. Algo que nos invite a la reflexión pero que te deje un rato divertido. Y eso es lo que más me gusta de mis libros.

¿Planes para el futuro? 
Ya tengo escrita mi próxima novela. La terminé en verano y lo poco que puedo decir es que saldrá publicada en 2015. Se titulará Kamikazes por amor. No es para nada intuitiva asi que estás todo el tiempo con el corazón en un puño. Seguro que os gustará.

0 comentarios :

Publicar un comentario