miércoles

Reseña: Sabor a miedo de Shannon McKenna

Cuando su adorada madre adoptiva es asesinada, las hermanas D'Onofrio se unen para iniciar la caza de su asesino y localizar el tesoro perdido de la familia: una obra de arte del Renacimiento, única y de incalculable valor, por la que merece la pena matar. La ley no puede hacer nada y las tres hermanas deberán arreglárselas solas… hasta que tres misteriosos hombres se ven también involucrados. Sobresaltada al encontrar a un musculoso desconocido en la casa de su madre, Nancy se ve aún más sorprendida por la tórrida pasión que surge entre ellos. Liam es intenso y naturalmente protector. ¿Pero es inteligente confiarle todos sus secretos? Su hermana Nell ha recurrido a Duncan, su nuevo jefe, en busca de ayuda. Él es un experto en los oscuros mundos del ciberespacio en los que pueden encontrar nuevas pistas. Y Duncan es tan sexy que da miedo.

¿Qué nos ha gustado? 
- Sexo por todo lo alto: aunque Sabor a miedo tiene un componente de acción y misterio más claro que las anteriores novelas de la autora, Shannon McKenna no pierde en su último trabajo la intensidad de las escenas de sexo ni la pasión que viven sus personajes, muy presentes en este libro también.
 - Suspense envolvente: los secretos que esconde la madre adoptiva de las hermanas D'Onofrio y su misterioso asesinato sirven de base para que McKenna explote al máximo el componente de suspense de la novela. La autora consigue arrastrarnos en la resolución de este caso y mantener la intriga de una forma constante.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Clonación: uno de los principales defectos de Sabor a miedo es la falta de individualización que existe entre las hermanas D'Onofrio. Parece como si en realidad todas ellas fueran la misma persona y McKenna haya decidido separarlas para darle algo más de dinamismo a la historia. Pero, en esencia, sus historias y sobre todo sus personalidades son una copia exacta una de otras.
- Final abrupto: la conclusión que McKenna da a las historias de las tres hermanas no es muy satisfactoria desde el punto de vista narrativo. La autora deja muchos acontecimientos en el aire y se apresura a terminar las líneas argumentales de tal forma que resulta incluso chocante para el lector.

0 comentarios :

Publicar un comentario