miércoles

Reseña: Ópalos de fuego de Elizabeth Haran

Por la autora de El río de la fortuna, con más de un millón de ejemplares vendidos en Alemania.Una saga inolvidable que te trasladará a los campos de ópalo del Outback australiano. Inglaterra, 1956. Erin, una joven londinense, deja plantado en el altar a su novio infiel y viaja con su tío a Australia, donde éste comercia con ópalos. Se instalan en la ciudad de Coober Pedy, pero Erin tiene que esforzarse bastante para adaptarse tanto al calor y a la aridez del Outback como a las toscas costumbres que imperan en las minas. Finalmente conoce a Jonathan, un joven inglés buscador de ópalos, que la deja fascinada de inmediato pero que parece ser completamente inalcanzable...

¿Qué nos ha gustado? 
- En tierra de canguros: lo mejor de Ópalos de fuego son, sin lugar a dudas, los paisajes. Bellísimos y muy bien descritos por Elizabeth Haran, nos trasladan a las salvajes tierras australianas sin esfuerzo, haciéndonos disfrutar de los entornos en los que se mueven los personajes al máximo.
- Costumbres desconocidas: otro de los aciertos de Haran en Ópalos de fuego es el retrato que la autora hace de los aborígenes. Tanto las costumbres como las tradiciones, forma de vida y religión quedan muy bien plasmadas en el libro y realmente se siente a lo largo de la trama el espíritu de los nativos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Diálogos artificiales: las conversaciones que Haran inserta en Ópalos de fuego pecan de irreales. Esto se debe sobre todo a que la forma de hablar de los personajes suena forzada en muchos casos, poco realista y coherente con la historia y los personajes.
- Romance trillado: en el apartado romántico es donde más hace aguas Ópalos de fuego.  La relación de los dos protagonistas resulta manida y muy previsible, sin la magia esperada, y desde luego, sin la pasión deseada.

1 comentarios :

Es una novela aburrida, insulsa y previsible. Un folletín romántico que parece escrito por Corín Tellado. Lean ustedes otra cosa.

Publicar un comentario