lunes

Reseña: Noah de Sebastian Fitzek

Él no recuerda su propio nombre. No sabe de dónde proviene. No logra recordar cómo llegó a Berlín y cuánto hace que vive en la calle. Los sin techo con los que vagabundea por la ciudad lo llaman Noah, porque lleva ese nombre tatuado en la palma de la mano. La búsqueda de sus orígenes se convierte en un desafío para Noah. Para él y para toda la humanidad, porque Noah es el elemento principal de una conspiración que pone en peligro la vida en el planeta y ya se ha cobrado diez mil víctimas.

¿Qué nos ha gustado? 
- Intriga que absorbe: el gran acierto de Sebastian Fitzek en Noah es la facilidad con la que el autor nos atrapa literalmente entre las páginas del libro. Una vez empezado será difícil dejar la novela.
- Protagonista completo: el personaje de Noah está muy bien trabajado. Su personalidad no tiene fisuras por ningún lado y la coherencia que posee a lo largo de toda la novela hace que sea uno de los grandes baluartes de la obra.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Perdiendo gracia estilística: la prosa de Fitzek ha empeorado con respecto a las novelas anteriores del autor. En Noah nos encontramos con una narrativa más entrecortada, que tiende en algunos puntos hacia la repetición innecesaria.
- Dame un respiro: otro de los defectos de Noah es que Fitzek incorpora demasiada acción en muy pocas páginas, sin descanso alguno para asimilar tantos acontecimientos en tan poco espacio, lo que llega a agobiar bastante al lector.

0 comentarios :

Publicar un comentario