martes

Reseña: Los viajeros de la noche de Helene Wecker

El impresionante debut de Helene Wecker narra la historia de dos criaturas sobrenaturales en el Nueva York de 1899. Chava es un golem, un ser hecho de arcilla al que dio vida un extraño hombre familiarizado con la magia negra cabalística. Cuando su amo muere a bordo en el trayecto transoceánico desde Europa, queda desorientada y a la deriva mientras el barco sigue su curso hasta el puerto de Nueva York. Ahmad es un genio, un ser de fuego nacido en el desierto de la antigua Siria. Atrapado en un viejo jarro de cobre por un hechicero beduino varios siglos atrás, es liberado por accidente en el taller de un hojalatero del Bajo Manhattan.

¿Qué nos ha gustado? 
- Humanizando lo sobrenatural: aunque los protagonistas de Los viajeros de la noche son un golem y un genio, Helene Wecker les dota de una humanidad y de una profundidad tal que hace de ellos unas figuras humanas y cercanas al lector. Maravillosamente dibujados y construidos, los dos protagonistas son uno de los grandes aciertos de la novela.
- Con moralejaLos viajeros de la noche debe leerse no tanto como una obra de fantasía en la que aparecen criaturas mágicas sino más bien como una fábula pues la historia esconde tras de sí una segunda lectura muy potente sobre la vida que confiere a la trama una enorme complejidad y una bonita moraleja que nos dará qué pensar.
- Una foto en blanco y negro: las descripciones, vívidas y muy bien escritas, que Wecker nos ofrece sobre el viejo Nueva York confieren a la ambientación un colorido único que nos transporta a los años en los que la Gran Manzana estaba aún creciendo y la ciudad de los rascacielos se encontraba en plena expansión.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Demasiado extensa: la premisa de la que parte la novela es muy buena pero Wecker la alarga innecesariamente y hace que la trama resulte un poco monótona a partir de la mitad del libro en adelante.

0 comentarios :

Publicar un comentario