martes

Reseña: El umbral de la eternidad de Ken Follett

Después de La caída de los gigantes y El invierno del mundo llega el final de la gran historia de las cinco familias cuyas vidas se han entrelazado a través del siglo XX. En el año 1961 Rebecca Hoffman, profesora en Alemania del Este y nieta de lady Maud, descubrirá que la policía secreta está vigilándola mientras su hermano menor, Walli, sueña con huir a Occidente para convertirse en músico de rock. George Jakes, joven abogado que trabaja con los hermanos Kennedy, es un activista del movimiento por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos que participará en las protestas de los estados del Sur y en la marcha sobre Washington liderada por Martin Luther King. En Rusia las inclinaciones políticas enfrentan a los hermanos Tania y Dimka Dvorkin.

¿Qué nos ha gustado? 
- Más impactante aún: El invierno del mundo fue una novela que al estar ambientada en la Segunda Guerra Mundial tenía mucha carga emocional, más incluso que su predecesora. No obstante, su sucesora no se queda atrás pues en esta tercera y última obra de la trilogía, Follet incorpora muchas escenas y momentos que nos sorprenderán por la intensidad y la explosión sentimental que destilan.
- Mejorando más: los personajes de la saga Century nunca nos han decepcionado pero en El umbral de la eternidad están aún mejor trabajados, con una caracterización más profunda que sus antecesores. Mención aparte merece la figura de George, nieto de Lev, que es uno de los mejores personajes de la serie.
- Cierre brillante: como libro conclusivo de una de las sagas más vendidas de los últimos cinco años, El umbral de la eternidad no decepciona. Follet ata todos los cabos que quedaban en el aire y nos ofrece un recorrido final que no cae en idealismos y que recoge la historia de Europa hasta nuestros días con un sinfín de detalles y datos históricos. Sin hacer de menos a La caída de los gigantes y a El invierno del mundoEl umbral de la eternidad es la más completa de las tres novelas de la saga.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Demasiado extenso: si la extensión de las dos anteriores novelas desalentó a muchos lectores, la de El umbral de la eternidad deprimirá a aún más. El libro es más largo que los anteriores y en algunas partes se hace demasiado lento, algo que no ocurría con las obras precedentes.

11 comentarios :

Al igual que en las anteriores te ancariñas de los personajes y vives las desgracias y las alegrias con ellos, en esta me pasa lo contrario, salvo escasas excepciones: Walli, Dimka o George. Rs plumbea, acabas harto del tema tan trillado de los misiles en Cuba, la guerra fria, el muro de Berlin...quiza porque lo he vivido no me ha gustado, ni los personajes, ni tanto lio de faldas entre los unos y los otros,Ni tanta politica pro y anti americana, comunista o negra.Para mi la peor, lo siento

Puede que lo que comentas tenga relación con lo que se menciona en la crítica como punto negativo, no? Es decir, si hubiera menos páginas el autor se perdería menos en el embrollo histórico. Desde luego, es una novela que necesita adelgazar unas cuantas páginas

Completamente de acuerdo.Yo añadiaria que debido a pertenecer él, a un grupo musical, mete demasiada musica, grupos, letras y acabas por no saber si es una novela politico-musical o el final de lo que era en principio una gran trilogia.Coincido en que sobran paginas, sexo, musica y otras muchas cosas, ademas de la falta de cariño por los personajes que no acaban de llegarte como en las anteriores.

Ajá, muy buen aporte eso que comentas sobre la música. Es cierto que este último libro tiene más carga musical que los anteriores. Tal vez porque la historia se enmarca en una época en la que Follet empezó ya con su grupo. Pero lo que es indudable es que la presencia musical es más clara en El umbral de la eternidad.

Descepcionante. No me gustó para nada, lo tuve que leer todo con la esperanza de que me enganchara en algún momento, pero me aburrí montones. Me parece que su defecto no es la cantidad de páginas en absoluto, ya que libros como los Pilares de la Tierra o Un Mundo Sin Fin son bastante extensos también, pero con historias y personajes más interesantes y emocionantes, de principio a fin. Lo que pasa es que se notó que Follet proyectó su alter ego RockStar, tal vez frustrado, y tendió a mostrar a personajes como Dave, Beep y Walli bastante banales y decandentes, enfrentados a problemas triviales, comparados con las situaciones intensas que vivieron los personajes de las dos anteriores entregas de la trilogía, finalmente no aportaron nada nuevo a sus lectores, acostumbrados a aprender datos históricos interesantes de sus libros aparte de tomarle gran cariño a los personajes. Mi opinión es que hasta ahora, éste libro ha sido el menos emocionante, el que menos me ha gustado de Ken Folett, y los he leído todos. Esperé dos largos años con ansias para leer el Umbral de la Eternidad y quedé bastante descepcionada.

Me acabo de gastar 26, 90 euros en la novela, dios quiera que merezca la pena :'(

Ya nos contarás qué te parece!! :)

Les recomiendo http://goo.gl/1wP8CK pueden encontrar la trilogia del siglo completa gratis en pdf y epub

Muy bueno, entretenido, ilustrativo y que nos hará vivir todo tipo de emociones con los personajes. Sin embargo, a mi juicio tiene dos "errores" que le ensombrecen en parte.

(ATENCIO, SPOILER)

Erik von Ulrich no aparece en absoluto, ni siquiera en menciones para saber qué se hizo de él. Escribí a señor Follet sobre esto, y me respondió diciendo que no lo puso porque pensó que nadie estaría interesado en él, y que mensajes como el mío procedente de otros lectores le habían indicado que estaba equivocado, y que lo sentía. No obstante, a pesar de mi insistencia por saber qué le deparó el futuro a Erik, guarda silencio.
En mi opinión, ha sido un patinazo grave del escritor. ¿Cómo pudo pensar que nadie iba a estar interesado en él? Erik no era un personaje del montón, era el único hijo varón de Maud y hermano de Carla, y había tenido capítulos propios en el anterior libro. De acuerdo en que no figurase en el tercer libro para dar protagonismo a otros, pero al menos sí podría haber escrito una frase, puesta en boca de Maud, Carla, o cualquier personaje alemán, para que nos ilustrase qué habría sucedido con él. ¿Murió antes de 1961, se fue destinado de policía a una ciudad remota, recapacitó y huyó al mundo occidental...? No hay nada sobre él. Con Robert von Ulrich, por ejemplo, sí que se mencionó que había muerto. Pero no sabemos nada de Erik, y se hace muy extraño y antinatural que nadie de su familia le mencione o le recuerde.

La otra observación es que el libro se acaba con la caída del Muro de Berlin en 1989, aun cuando apenas dos años después tiene lugar otro hecho histórico igual o más importante del siglo, la disolución de la URSS. Echo en falta un último capítulo, antes del epílogo, tratando el asunto. Se ocupa demasiado tiempo de los años 60, incluso un capítulo entero es dedicado a las reacciones de los diferentes personajes con la muerte de JFK, algo que se podía haber evitado en favor de este hecho, a mi juicio.

Es un libro que se eterniza en los años 60 y corre para contar los hechos clave de los 70 y los 80. Quizás debería haber escrito 2 libros más cortos y mejor compensados.
En cuanto al tema de Erik, yo tampoco entiendo que lo sacara. ¿ No sería mejor que él fuese el malo de la Alemania oriental y, además, estuviese dentro de la familia, que no ese imbécil insulso y predecible de Hans que, seamos sinceros, no aporta nada nuevo ?.

Me encantan las novelas de Ken Follett, pero sinceramente estoy haciendo un esfuerzo por no dejar sin terminar el Umbral de la Eternidad, habiéndome leido los dos anteriores en apenas días llevo un mes con este, no consigo cogerles apego a los personajes ni centrar bien en mi cabeza a varios, lo terminaré con la esperanza de que en algún momento cobre en mí algo de interés y por no dejar la trilogía inacabada, pero me está costando.

Publicar un comentario