martes

Reseña: Sueños de dioses y monstruos de Laini Taylor

La joven Karou ha tomado el control sobre la rebelión quimérica y ahora el futuro de su raza depende de ella, si es que aún queda futuro para las quimeras en Eretz, una tierra asolada por la guerra. Pero cuando el brutal ejército de serafines de Jael traspasa al mundo humano, lo impensable se convierte en esencial: Karou y Akiva tendrán que unir sus ejércitos para luchar contra su enemigo común. Esta unión de ambos ejércitos es una versión alterada de su antiguo sueño, donde ángeles y quimeras conviven juntos, en paz. ¿Pero habrá lugar en este nuevo orden del mundo para el imperdonable amor entre un ángel y un demonio?

¿Qué nos ha gustado? 
- Conclusión impecable: la saga Hija de humo y hueso concluye con este tercer libro y lo único que podemos decir es que Laini Taylor no ha podido hacerlo mejor. Es una de esas conclusiones en las que se cierran todos los hilos abiertos a la perfección, con una coherencia perfecta y un final con fuegos artificiales y a lo grande que gustará muchísimo a los seguidores de esta serie.
- Prosa sin reproche: de nuevo, Taylor no nos decepciona con su narrativa. Como ya vimos en las dos novelas anteriores la autora nos muestra todo un despliegue prosístico sin caer en errores, clichés ni incoherencias gramaticales.
- Un mundo sin fin: el universo fantástico creado por Taylor en esta saga parece no tener fin. Con cada novela va ganando complejidad pero también riqueza y colorido. Y en Sueños de dioses y monstruos es donde tal vez apreciamos mejor esa profundidad de una forma más clara.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Menos romance: aunque la relación entre Karou y Akiva ha sido uno de los principales baluartes de la saga, parece que en Sueños de dioses y monstruos Taylor le da menos importancia. Se desdibuja la fuerza romántica para dar más importancia a otras cuestiones y eso puede decepcionar a los lectores más apegados al romance juvenil.

0 comentarios :

Publicar un comentario