viernes

Reseña: Salvaje de Sylvia Day

La reina de la romántica de alto voltaje nos sorprende con una historia de dominación, pasión y deseo incontrolable. Tendría que hacerse con ella, pero no sólo con su cuerpo, sino también con su alma. Quiere dominarla, pero lo que de verdad ansía es que ella lo desee.Max no podía negar que la idea de someterla lo llenara de expectación.La imagen de la completa sumisión de Victoria, el fuego que había visto en sus ojos y su terrible indiferencia hacían que cada músculo de su cuerpo se tensara.Además, y por primera vez, existía una posibilidad remota de fracaso, y eso le hacía desearla hasta límites insospechados. Un juego en que lo único real es la pasión.

¿Qué nos ha gustado?
- Intentando innovar: con Salvaje, Sylvia Day ha intentado dar un giro de originalidad a sus libros habituales. Y hay que reconocer que por lo menos esto sí lo consigue. La obra parte de una premisa muy diferente a sus predecesoras que logra desligarse por completo de la línea habitual de la autora.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin nada másSalvaje es sexo. Únicamente. La trama no nos ofrece nada más, aparte de una encadenación sucesivas de escenas sexuales que no llevan a ninguna parte.
- Perdiendo la magiaSalvaje es una autora que gusta sobre todo por la pasión y la efectividad con la que describe los momentos más íntimos de sus protagonistas. Salvaje, en cambio, es una excepción porque la mayoría de las escenas de sexo resultan tediosas y aburridas por lo repetitivas que son.
- Mal escrito: otro de los detalles que sorprende es la prosa de Day en Salvaje. Solo puede calificarse como decepcionante. La fuerza narrativa de la autora se ha esfumado en la nada y solo nos ha quedado un intento pobre de escritura, cargado de clichés y de recursos reutilizados una y otra vez.

0 comentarios :

Publicar un comentario