lunes

Reseña: El angel del olvido de Berta Tabor

Durante la reforma de su casa de Segovia, Laura encuentra un libro fechado en 1571 y dedicado a un tal Agustín Manuel por su hermano Jaime, junto con media moneda de bronce con el perfil de una dama renacentista, rodeada por caracteres hebreos. Impulsada menos por la curiosidad que por el deseo de eludir la tristeza que la embarga desde su reciente divorcio, Laura viaja a Jerusalén para localizar a Jaime Saporta, el anciano judío que heredó, según ha descubierto, la otra mitad de la moneda. Allí comprobará que este hombre posee, además, el retrato de un mercader portugués atribuido a Alberto Durero en el que como fondo aparece un misterioso castillo que ella cree reconocer.

¿Qué nos ha gustado? 
- Un misterio histórico: El angel del olvido es una mezcla entre novela de suspense e histórica. Por lo general, estas combinaciones suelen resultar muy atractivas y la verdad es que Berta Tabor no falta a esta regla. Su último trabajo es muy recomendable, sobre todo por lo entretenida que resulta la trama y lo fácil que es sumergirse en sus páginas mientras aprendemos del pasado.
- Una mujer emprendedora: la figura principal de El angel del olvido es uno de los núcleos principales de la novela. Su carácter fuerte y decidido, unido a la humildad y a la capacidad de sacrifico que destila, la convierten en una figura central inmejorable.
- En honor a las mujeresEl angel del olvido es una novela escrita por una mujer y dedicada a las mujeres. La trama es un canto a la feminidad en una época en la que no ser hombre significaba tener unas limitaciones importantes. Tabor hace un canto a la valentía de estas precursoras a través de una novela sentida y con un potencial enorme.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Demasiados: aunque no es un defecto imperdonable, El angel del olvido tiene un elenco muy numeroso. Hace falta tener buena memoria para ubicarlos a todos durante los primeros compases del libro.

0 comentarios :

Publicar un comentario