miércoles

Reseña: Mientras las princesas duermen de Elizabeth Blackwell

Una nueva visión realista de la historia de La Bella Durmiente protagonizada por una de las criadas.Bastan cincuenta años para que las intrigas de palacio se conviertan en un cuento de hadas repleto de conjuros, princesas malditas y castillos encantados, y eso fue lo que pasó con La bella durmiente. Bien lo sabe Elise Dalriss, una humilde anciana que durante su juventud trabajó como dama de compañía de la taciturna reina Leonore y cuidó de su hija, la princesa Rose, de quien ahora los juglares dicen que durmió durante cien años.

¿Qué nos ha gustado? 
- Una versión remasterizada: Elizabeth Blackwell nos ofrece en Mientras las princesas duermen una visión nueva del tradicional cuento de la Bella Durmiente. Tendremos los ingredientes imprescindibles en todo cuento de hadas pero también otros tantos que nos harán disfrutar de una imagen diferente de este clásico.
- Sirvientes y señores: el hecho de que la protagonista de Mientras las princesas duermen no sea la princesa sino Elise, una joven sirvienta al servicio de la familia real, hace que la novela muestre al lector todos las entrañas y secretos que guarda tanto la realeza como la servidumbre, de forma muy parecida a Downtown Abbey o a Criadas y señoras.
- Buen elenco: los personajes de Mientras las princesas duermen son lo mejor que tiene la novela. Protagonistas y antagonistas poseen un atractivo único que les convierte en figuras atrayentes al lector y sobre todo muy cercanas.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Final decepcionante: la conclusión es lo peor de Mientras las princesas duermen. Blackwell cierra los acontecimientos como si tuviera prisa y muchos de los interrogantes que se van planteando a lo largo de la trama quedan sin resolver.

0 comentarios :

Publicar un comentario