martes

Reseña: La piedra de fuego de Glenn Cooper

Un apasionante thriller histórico ambientado en la Barcelona de Gaudí y la Barcelona actual. La mítica búsqueda del Santo Grial lleva a un joven ejecutivo apasionado por la Historia y miembro de un grupo de eruditos a embarcarse en una aventura que se originó más de dos mil años atrás, con la resurrección de Jesús…

¿Qué nos ha gustado?
- Sin descanso: La piedra de fuego es una novela difícil de dejar. Como ya nos tiene acostumbrados Glenn Cooper, la trama está pensada para enganchar al lector y arrastrarle por las páginas sin tregua gracias a una brillante combinación entre suspense y elementos históricos.
- Perfecta sucesora: aunque Cooper puso un listón muy alto con La biblioteca de los muertos y con El fin de los escribas en su último trabajo ha sabido mantener las expectativas. Conserva todo lo bueno de sus antecesoras –buena contextualización, ritmo sostenido y personajes que despiertan el interés del lector– lo que nos deparará unas horas de entretenimiento literario casi asegurado.
- Sin lagunas: La piedra de fuego no tiene fisuras. A pesar de que Cooper juega con los acontecimientos pasados y presentes y aunque el autor va dejando mucho enigmas en nuestro camino, al final todo confluye en una misma dirección y se dan respuesta a todos los interrogantes.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Lentitud inicial: La piedra de fuego comparte con La biblioteca de los muertos el mismo principio lento y plomizo. Eso sí. Transcurridas las primeras cien páginas esta deficiencia desaparece por completo y la trama recupera el ritmo frenético tan característico de las novelas de Cooper.

0 comentarios :

Publicar un comentario