viernes

Reseña: Hacia los mares de la libertad de Sarah Lark

Irlanda, 1846. Kathleen y Michael se aman y planean en secreto abandonar su tierra natal, la humilde y hambrienta Irlanda, en busca de una vida mejor en el Nuevo Mundo. Pero todos sus sueños se ven truncados cuando Michael es condenado como rebelde y desterrado a Australia. Kathleen, embarazada, se verá obligada a casarse con un comerciante de ganado y emigrar con él a Nueva Zelanda. Entretanto, Michael, con la ayuda de la audaz Lizzie, intentará escapar de la colonia penal para reencontrarse con su primer amor.

¿Qué nos ha gustado? 
- Volvemos a Nueza Zelanda: aunque no se puede decir que la ambientación de las dos últimas obras de Sarah Lark fuera poco atractiva, está claro que Nueva Zelanda es el escenario que realmente saca a relucir todos los dotes de esta autora. Volvemos a la isla pero sobre todo volvemos a disfrutar de sus paisajes y de sus costumbres, de los que la escritora saca todo el provecho posible.
- Personajes que no decepcionan: el elenco de Hacia los mares de la libertad es uno de los mejor caracterizados por Lark. Tanto héroes como villanos, todos tienen una presencia más trabajada en la novela y la autoras ha conseguido solventar las limitaciones que tenían sus personajes masculinos.
- Prosa mejorada: con cada libro hemos ido viendo cómo Lark ha mejorado su prosa. En Hacia los mares de la libertad nos encontramos con unos diálogos más consistentes y unas descripciones más precisas que suponen un paso hacia delante en cuanto a calidad narrativa se refiere.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Menos rápido: a diferencia de sus primeras dos novelas, Lark ha ralentizado de forma considerable la trama de Hacia los mares de la libertad. Los primeros capítulos se desarrollan muy despacio y hasta que no se alcanza la mitad del libro la historia no toma forma ni dinamismo.

0 comentarios :

Publicar un comentario