jueves

Reseña: El reino de los hombres sin amor de Alfonso Mateo-Sagasta

Otoño de 1615. Mientras España y Francia están a punto de sellar una conveniente alianza matrimonial, Isidoro Montemayor, secretario y amante de la condesa de Cameros, se verá envuelto en una trama peligrosa en la que se mezcla la codicia, el contrabando de plata y los secretos de Estado. Una nueva aventura del protagonista de Ladrones de tinta y El gabinete de las maravillas.

¿Qué nos ha gustado? 
- Aventuras al estilo clásico: El reino de los hombres sin amor es un libro  perfecto para aquellos que busquen una novela de capa y espada como las de antaño. Las aventuras y vivencias de Isidoro Montemayor priman sobre el resto de elementos y nos encontraremos con una lectura fácil, aunque no simplista, pero que derrocha entretenimiento.
- No te olvides de reír: Alfonso Mateo-Sagasta inserta en El reino de los hombres sin amor un humor fino y elegante que nos hará soltar alguna que otra carcajada a lo largo de la novela y que aderezan la historia incluso en los momentos de mayor tensión. Todo un acierto que no se apreció de forma tan clara en las anteriores obras del autor.
- Mismo atractivo: Isidoro Montemayor, al que ya conocimos en Ladrones de tinta y El gabinete de las maravillas, vuelve a deleitarnos con su presencia y su buen hacer. Mejor caracterizado aún que antes y con una personalidad más definida, es, una vez más, el gran baluarte de las novelas de Mateo-Sagasta. 

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más desdibujados: a diferencia de El gabinete de las maravillas, las figuras secundarias que encontramos en El reino de los hombres sin amor carecen de atractivo. La mayoría tienen una presencia muy limitada y no poseen la fuerza que sí tuvieron en las novelas precedentes del autor.

0 comentarios :

Publicar un comentario