lunes

Reseña: El hijo único de Anne Holt

Olaf, de 12 años de edad, vive en el orfanato de Varsol, en Oslo, donde el brutal asesinato de la directora ha conmocionado al personal y a los internos. La recién nombrada inspectora Hanne Wilhelmsen descubre que el orfanato, gestionado por el Ejército de Salvación, esconde muchos secretos.

¿Qué nos ha gustado? 
- Frenético: El hijo único es la novela perfecta si lo que queremos es engacharnos a un libro durante horas y que seamos incapaces de soltarle una vez empezado. Anne Holt gestiona muy bien la tensión narrativa y el suspense y el lector se verá literalmente absorbido por el libro.
- Caracterización notable: como ya vimos en 1222, Holt es una autora que caracteriza muy bien a sus personajes, algo poco habitual, por otro lado, en novelas policíacas clásicas. En El hijo único vuelve a demostrarnos que la personificación del elenco es uno de sus grandes fuertes como escritora.
- Bien construido: la trama de El hijo único tiene pocos o ningún error. Es un whodunit en el que las piezas del misterio se ensamblan muy bien y en el que no quedan lagunas en el desarrollo argumental dignas de mención.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Perdiendo la esencia negra: en 1222 disfrutamos de una atmósfera muy bien construida que, a veces, se volvía opresiva y que sintonizaba a la perfección con los acontecimientos. En El hijo único, en cambio, este detalle no está tan bien trabajado. Falta la fuerza de la escenografía que sí apreciamos en la novela anterior.

0 comentarios :

Publicar un comentario