viernes

Reseña: Primavera de los rebeldes de Morgan Rhodes

Tras la caída de los reinos, unos tratan de gobernar las ruinas mientras otros se rebelan.Y tanto unos como otros son vigilados por la mirada penetrante de los inmortales... CLEO Sola en la guarida de su enemigo, la princesa aurania ha madurado muy deprisa. Pronto descubrirá que la amistad y el amor pueden esconderse tras el odio más encarnizado. MAGNUS Frustrado y solitario, el príncipe de hielo lucha por convertirse en alguien que aún no es. Alguien... ¿como su padre? JONAS Convertido en cabecilla de los rebeldes, el joven paelsiano trata de olvidar lo que ha perdido... solo para comprobar que aún puede perder mucho más. Toda Mytica se sacude en una guerra silenciosa.

¿Qué nos ha gustado? 
- Personajes mejorados: Morgan Rhodes ha dado un salto de calidad en cuanto a la caracterización de alguna de las figuras de la saga. Esto se aprecia especialmente en Magnus a quien conocemos más y mejor y en Jonas que adquiere un mayor peso en esta segunda novela y cuya caracterización aparece mejor definida que en el primer libro.
- Más interior: Primavera de los rebeldes es un libro más emocional de lo que lo fue La caída de los reinos. En ésta se priorizó la acción frente a los aspectos psicológicos y emotivos de los personajes mientras que en la segunda Rhodes hace justo lo contrario. Nos adentramos en intrigas cortesanas, rebeliones, conspiraciones y traiciones y a través de esta red enmarañada la trama se vuelve más interiorista.
- Sigue sorprendiendo: Rhodes no deja de insertar en Primavera de los rebeldes sorpresas imprevistas como ya hizo en su anterior novela que dejarán al lector en más de una ocasión con la boca abierta. Eso sí. En este segundo libro la autora no duda en sacrificar a algunos personajes principales para incrementar la tensión de la trama de vez en cuando.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Final endeble: la conclusión de Primavera de los rebeldes carece de esa fuerza con la que Rhodes cerró La caída de los reinos. Todo resulta demasiado apresurado y algunos de los acontecimientos se fuerzan de manera innecesaria.

0 comentarios :

Publicar un comentario