miércoles

Reseña: La flecha de Poseidón de Clive Cussler

El presidente de Estados Unidos asiste a la presentación del prototipo de un submarino de guerra. La botadura de la nave, calificada de alto secreto, inaugurará un período de supremacía naval norteamericana que puede durar décadas. Sin embargo, el científico responsable del diseño ha desaparecido junto con los planos de los últimos y fundamentales desarrollos tecnológicos. La solución del misterio queda en manos de Dirk Pitt, y mientras él y su equipo recorren los confines del mundo en busca de la verdad, el revolucionario sistema de propulsión de la nave también desaparece. Con la inestimable ayuda de su hijo Dirk, ingeniero naval, y de su hija Summer, oceanógrafa, la mente de Pitt empezará a vislumbrar la posibilidad de una conspiración.

¿Qué nos ha gustado? 
- Historia y aventuras: La flecha de Poseidón sigue la misma línea argumental que sus antecesoras. Aventuras y la búsqueda de un secreto histórico escondido. En este sentido, la novela no decepciona y para aquellos lectores a los que les guste este tipo de novelas, este libro puede ser una apuesta acertada.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Salidas irreales: algunos de los giros que Clive Cussler insertan en La flecha de Poseidón para sorprender al lector son tan surrealistas que difícilmente pueden resultar creíbles. Eso sin contar que en este último libro se echa mano en demasiadas ocaciones de salidas de fácil acomoda que no contribuyen a dotar a la trama de entereza.
- Mala conexión: la prosa de La flecha de Poseidón deja bastante que desear en algunos puntos. Ciertos capítulos no recuerdan al mejor Cussler pero otros tantos son muy cuestionables en cuanto a estilo se refiere.
- Personajes empobrecidos: uno de los grandes baluartes de las novelas de Cussler han sido siempre sus personajes. En La flecha de Poseidón, sin embargo, las figuras narrativas no sobresalen por la perfección de sus caracterizaciones. Ann, la co-protagonista de la novela, es una heroína endeble a la que le falta determinación y coherencia y Dirk carece del empuje del que gozó en las novelas de Cussler tradicionalmente.

0 comentarios :

Publicar un comentario