martes

Reseña: El sendero del amor de Nicholas Sparks

La vida de Miles Ryan pareció acabar en el mismo instante en que su mujer murió en un accidente de tráfico hace ya dos años. Missy había sido su primer amor y Miles cree que sin duda será también el último. Como policía en la pequeña localidad de New Bern en Carolina del Norte, además, tiene la posibilidad de seguir investigando para descubrir al responsable de la muerte de Missy, que huyó de la escena del accidente. Sarah Andrews es la profesora del hijo de Miles, Jonah. Sarah abandonó Baltimore tras un divorcio difícil para empezar de cero en el amable pueblo donde ahora vive.

¿Qué nos ha gustado? 
- Escritura sobresaliente: El sendero del amor recuerda al mejor Nicholas Sparks. La novela está escrita con sencillez, sin demasiadas florituras, pero con una pasión desbordante que nos hace sentir cada palabra con enorme intensidad. 
- Llora, ríe y disfruta: El sendero del amor es una novela para lectores a los que les gusten las buenas historias de amor, sentidas y profundas, para quienes no les importe derramar alguna lagrimilla y, sobre todo, para aquellos que disfrutan con una trama emotiva, en la que se dan cita muchos sentimientos encontrados, todos ellos descritos como solo Sparks sabe hacer.
- En el interior: Sparks concede más importancia que nunca a la psicología de los personajes. El autor nos sumerge en la mente de los protagonistas, revelándonos los remordimientos y sentimientos que aquejan a cada uno hasta conformar un retrato psicológico muy bien hecho que aporta profundidad a la novela.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más coherencia: algunos personajes de El sendero del amor no aparecen tan bien definidos como cabría esperar. El ejemplo más claro es el de Miles que, a pesar de ser la figura protagonista de la novela, no termina de desarrollar una personalidad completa y efectiva ni siquiera al concluir la novela.

2 comentarios :

Es muy dificil que te sorprenda el Sr Sparks.Si sus tres primeras novelas te gustan, las disfrutas, lloras o ries, tuvo un bajon ultimamente, siendo todas cortadas por el mismo patron, hasta llegar a esta, que es una mezcla de las anteriores pero narrada por un crio hasta el presente, en tercera persona.En definitiva, bien pero mas de lo mismo,

Sí, es el típico error en el que suelen caer los autores superventas. Al final, después de tantas novelas escritas y pensadas por la misma persona es inevitable caer en el autoplagio. Es inevitable apreciar el eco de otros libros en El sendero del amor.

Publicar un comentario