jueves

Reseña: El juego infinito de James Dashner

Michael es un hacker de Red Virtual, el adictivo juego de realidad virtual que arrasa entre los adolescentes. Allí tiene amigos de verdad: Sarah y Bryson, y gracias a su capacidad para manipular la tecnología y saltarse las normas pueden exprimir al máximo la plataforma y vivir experiencias al límite. Sin embargo, la diversión acabará cuando el gobierno dé alcance a Michael... Su objetivo: que les ayude a detener a un jugador sin identificar que está sembrando el pánico en la red.

¿Qué nos ha gustado? 
- Un mundo virtual dinámico: aunque la recreación del universo en el que se desarrolla El juego infinito no es fácil, James Dashner ha hecho una magnífica labor de contextualización. Las descripciones son suficientes para que el lector entienda el escenario de realidad virtual en el que se desenvuelven los personajes pero, al mismo tiempo, no peca de excesivos detalles que puedan saturar.
- Conexión conseguida: aunque no puede decirse que los personajes de El juego infinito sean complejos o que poseen un desarrollo narrativo excepcional, el lector consigue conectar con ellos con bastante efectividad, gracias al toque diferencial con el que los dota Dashner.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Acción retardada: la principal limitación de El juego infinito es la lentitud con la que Dashner inserta la acción en la trama. Las primeras cien páginas carecen de dinamismo y pecan de detalles innecesarios que hacen que el ritmo se vea ralentizado de forma excesiva. Eso sí. Una vez superado este primer bajón, el resto de la trama es imaginativa, cargada de suspense y tensión.
- Diálogos fallidos: en cuanto al estilo, Dashner convence en general con su narrativa y sus descripciones pero los diálogos dejan bastante que desea. Algunas frases resultan tan poco naturales que cuesta creer que un chaval adolescente hable así.

1 comentarios :

Claro está al final del libro porque la complicidad de las frases. O al menos pude e tenerle, aún así concuerdo con que el autor inserta la trama con lentitud.

Publicar un comentario