martes

Reseña: El estafador de Ed Mcbain

Un estafador anda suelto engañando a todo tipo de gente por las calles y robándoles el dinero. Pero cuando en el río aparece flotando el cadáver de una joven, es evidente que las cosas han ido demasiado lejos. El detective de la comisaría del distrito 87 Steve Carella inicia su investigación y una carrera contra el tiempo para evitar nuevas muertes. La única pista: un enigmático tatuaje en la mano de la muerta. Tirando de ese hilo, el detective se adentrará en las calles más sórdidas y sombrías de la ciudad en busca del asesino.

¿Qué nos ha gustado? 
- Mejora asegurada: los personajes son, sin duda, lo mejor que tiene El estafador. Ed Mcbain construye sus personalidades progresivamente, dotándoles de profundidad con cada capítulo que leemos hasta el punto de que todo el elenco, incluso los secundarios, posee una riqueza única.
- Obviedad encubierta: cuando empiezas a leer El estafador tienes la impresión de que la trama no te va a ofrecer nada realmente nuevo o interesante. Pero llegados a la primera mitad, y con más de un giro imprevisto en tu lectura, acabas dándote cuenta de que Mcbain ha sabido convertir una historia que parece previsible y monótona en una lectura intrigante que nos ofrece mucho más de lo que uno puede pensar al principio.
- Corta e intensa: El estafador es una novela corta que, gracias al dinamismo de la trama y al estilo ágil y distendido de Mcbain, se lee en un suspiro. Eso sí. Tiene toda la intensidad que uno necesita para no soltar el libro en ningún momento.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Final abrupto: la conclusión de El estafador es tan repentina que choca mucho al lector. Es como si la trama se detuviera subitamente sin que el autor nos haya puesto sobre aviso de antemano.

0 comentarios :

Publicar un comentario