jueves

Reseña: Consummatum est de César Pérez Gellida

La pequeña localidad islandesa de Grindavik amanece con todos los miembros de una misma familia brutalmente asesinados. En uno de los países del mundo con menor tasa de homicidios por habitante, el comisario de la Brigada de Homicidios de Reykjavik, Ólafur Olafsson, se enfrenta al caso más escabroso que ha visto justo en el ocaso de su carrera profesional. Pero muy pronto todas las pistas empiezan a apuntar hacia un sofisticado asesino en serie, Augusto Ledesma, que durante varios años ha ido componiendo una siniestra poética de versos regados de sangre a lo largo y ancho de Europa. Ante tales evidencias, la INTERPOL decide poner al frente del caso al jefe de la Unidad de Búsqueda Internacional de Prófugos, Robert. J. Michelson, que se rodeará de un grupo especial integrado por algunos «viejos conocidos» del asesino.

¿Qué nos ha gustado? 
- Manteniéndonos en vilo: César Pérez Gellida lo ha vuelto a hacer. Escribir una trama en la que la acción y el suspense no abandonan al lector en ningún momento. Si nos gustaron Dies irae y Memento mori, Consummatum est no nos decepcionará pues este último libro sigue la misma línea que sus predecesoras: un argumento bien pensado en el que la tensión se incrementa en cada página y que tiene el suspense bien construido como principal baluarte.
- Final cerrado: con Consummatum est se cierra la trilogía que más fama ha dado a Pérez Gellida.  La conclusión no decepcionará al lector. Todos los acontecimientos se cierran de forma coherente y no queda ningún hilo fuera de su sitio.
- Apogeo personal: con cada novela, hemos ido viendo cómo Pérez Gellida ha ido mejorando la caracterización de los personajes. En Consummatum est es donde más se aprecia el nivel que ha alcanzado el autor en este sentido pues nos ofrece unas figuras más ricas y completas que nunca a las que casi no puede achacarse ningún fallo.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más lento: la gran diferencia entre Consummatum est y sus predecesoras es la velocidad. Aunque no puede decirse que la novela mantiene, en general, un ritmo lento, algunas partes sí resultan más pausadas lo que hace que la velocidad argumental no sea tan trepidante como lo fue en Dies irae y Memento mori.

4 comentarios :

Gracias de nuevo por la reseña, amigos¡ Abrazos¡

Gracias a ti!! Lástima que la trilogía haya terminado ya... ¿Para cuándo la siguiente novela?

No depende de mí, pero seguramente para el primer trimestre del 2015

Esa es una magnífica noticia!! La esperaremos con ganas!!

Publicar un comentario