jueves

Reseña: Cómo casarse con un granuja de Katharine Ashe

La hermosa Diantha Lucas entiende las reglas de la alta sociedad: una joven soltera debe encontrar un hombre con quien casarse. Pero Diantha tiene un objetivo más ambicioso y no le importa lanzarse de cabeza a una aventura para conseguirlo, y está convencida que Wyn Yale es el hombre que necesita. Ocurre, sin embargo, que Wyn es un agente del Falcon Club y tiene su propio plan: robar un caballo de gran valor, asesinar a un duque depravado, vengar a una muchacha inocente e impedir que lo cuelguen..., en ese orden. Lo que menos necesita es la distracción de una cara bonita, aunque cuente con unos hoyuelos risueños y unos labios que piden ser besados.

¿Qué nos ha gustado? 
- Vaya heroína: Diantha es una figura muy atrayente. Su fortaleza personal y la voluntad que pone en todo cuanto hace para lograr sus sueños la convierten pronto en una protagonista destacada del elenco y en un personaje con el que lector conecta desde el principio.
- Romance en tensión: uno de los mayores aciertos de Katharine Ashe en Cómo casarse con un granuja es la habilidad con la que la autora construye la tensión amorosa entre los dos personajes principales. La relación se va fraguando a fuego lento y el lector tiene tiempo de disfrutar cómo se crea el romance.
- Amenidad y diversiónCómo casarse con un granuja es una novela ligera que se lee rápido y que no queda anclada por un ritmo pausado. Humor, romance y acción se conjugan en la trama y evitan que el lector pueda aburrirse.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Olvidando a los demás: dejando a un lado al personaje de Diantha, el resto de figuras son totalmente unidimensionales. Carecen de complejidad y sus personalidades no están trabajadas con el esmero que cabría esperar.

0 comentarios :

Publicar un comentario