lunes

Reseña: La cocinera de Himmler de Franz Olivier Giesbert

He aquí la hilarante epopeya de Rose, una cocinera que nunca le ha temido a nada y que ha sobrevivido a las barbaries del siglo xx (el genocidio armenio, los horrores del nazismo y los delirios del maoísmo) sin perder el humor, el deseo de sexo y el afán de venganza: los tres pilares de la felicidad en su particular credo. A los ciento cinco años aún regenta su famoso restaurante en Marsella, guarda una pistola en el bolso y no puede evitar los pensamientos eróticos cuando se cruza con algún tipo interesante. Esta singular cocinera, marcada por dos hombres y un siglo, se toma la justicia por su mano matando a sus enemigos suavemente. Rose pertenece ya a esa galería de grandes personajes literarios de los que no podemos separarnos.

¿Qué nos ha gustado? 
- Humor para pasar un buen rato: La cocinera de Himmler es una novela que, aunque no está calificada ni mucho menos como comedia, tiene muchos giros divertidos. Con los toques humorísticos de Rose no podremos evitar reírnos en más de una ocasión.
- Una protagonista única: el gran baluarte de La cocinera de Himmler es precisamente su protagonista. Rose es una figura excepcional con una enorme complejidad constructiva y con la que el lector no puede evitar sentirse en sintonía.
- Un canto a la esperanza: la trama de la novela es una mezcla entre lo mejor y lo peor del ser humano, una drama histórico con mucha fuerza sentimental que Franz Olivier Giesbert construye con mucho acierto para que resulte llevadero incluso para los lectores más sensibles.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Cambios de ritmo: en algunos capítulos, La cocinera de Himmler se vuelve un poco plomiza. No es un fallo imperdonable, ni mucho menos, pues no es algo demasiado habitual pero también es algo a tener en cuenta.

0 comentarios :

Publicar un comentario