miércoles

Reseña: Eve 3. Un mundo nuevo de Anna Carey

En Un mundo nuevo, Eve ha perdido a Caleb, su primer amor. Se ve forzada a interpretar el papel de la feliz y patriótica princesa, hija del rey de la Nueva América, confinada a Palacio y atrapada en un matrimonio de conveniencia con el consejero de su padre. Su futuro parece insoportable, pero el recuerdo de Caleb y la revolución en la que él participaba y en la que ella creía firmemente, consiguen hacer su existencia algo más llevadera. Una única posibilidad de conseguir la libertad se le presenta, una oportunidad de conseguir salvarse y también a las chicas que dejó abandonadas a su suerte en su huida. Pero esa libertad le va a costar tomar una decisión terrible y muy grave.

¿Qué nos ha gustado? 
- Cambiando de dirección en el último momento: Un mundo nuevo pierde gran parte del componente romántico que tenían sus predecesoras. Esto disminuye la fuerza sentimental que ha marcado toda la saga desde sus inicios pero, aún así, Carey compensa este cambio con más acción y más intrigas que hacen que la trama se mantenga en alza.
- El final de la maduración: más que una novela distópica, Eve es una saga sobre el crecimiento personal de la protagonista. En este sentido, Un mundo nuevo cumple con su cometido y culmina la evolución personal y psicológica de Eve de forma coherente.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Final apresurado: después de una trama pausada, la conclusión de la novela se desarrolla con demasiada rapidez. Los acontecimientos se desenvuelven a la carrera y el lector se encuentra en la última página del libro antes de que pueda asimilar que el libro y la saga han concluido.
- Sin respuestas: Eve es una de las mejores sagas juveniles publicadas en los últimos años. Sin embargo, el último libro de la trilogía es bastante decepcionante. Quedan sin resolver algunas cuestiones y muchas de las líneas argumentales que se han ido formando en los dos libros precedentes se mantienen en el aire.

0 comentarios :

Publicar un comentario