martes

Reseña: El tiempo de los tigres de Liza Klaussmann

Descubrimos a Helena y Nick, dos mujeres jóvenes y primas hermanas, sentadas en la parte trasera de un jardín, bebiendo ginebra y charlando. Corre el mes de septiembre de 1945, la segunda guerra mundial por fin ha acabado y ellas se preparan para reunirse con los hombres que de ahora en adelante se ocuparán de su futuro. Los años pasan y nada, o casi, es lo que parece: a la voz de Helena y Nick se unen nuevas palabras, nuevos rostros, y los veranos en la gran casa se van cargando de tensión. A finales de los años cincuenta, un crimen cometido en la isla mostrará el lado más oscuro de un mundo donde la verdad anda de puntillas, esquivando con mucha gracia los pedazos de cristal de una copa de cóctel.

¿Qué nos ha gustado? 
- Hacia dentro: más que una novela de trama, el libro que nos ocupa es una novela de personajes. El punto fuerte de El tiempo de los tigres es el retrato profundo y detallado que la autora hace de las emociones, pensamientos y sentimientos de cada figura narrativa.
- Lo más oscuro: Liza Klaussmann consigue plasmar muy bien a través de la trama de El tiempo de los tigres la complejidad de la naturaleza humana. Ofrece una panorámica certera sobre la oscuridad humana interior que nos hará incluso reflexionar sobre algunas cuestiones trascendentales.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Siguiendo los pasos de Fitzgerald: El tiempo de los tigres es una novela que pretende recordar tanto en trama como en estilo a El gran Gatsby. Aún así, Klaussmann no captura esa esencia intelectual y bohemia que Fitzgerald supo plasmar tan bien en su obra magna ni dotar a la trama de una ambientación única de forma satisfactoria.
- Estilo cuestionable: la prosa de Klaussmann es bastante pobre en El tiempo de los tigres. Los diálogos están mal desarrollados en muchos casos y se nota que la autora mete con calzador palabras cultas para ofrecer a la narrativa una calidad de la que, sin embargo, carece.

0 comentarios :

Publicar un comentario