viernes

Reseña: Que el tiempo nos encuentre de Teresa Viejo

México, 1941. El Quanza, un barco con refugiados españoles, está a punto de atracar en el puerto de Veracruz. Una bellísima joven se dirige al muelle para recibirlo. Es Aurora, quien llegó cinco años atrás como niñera de los Vigil de Quiñones. Huyendo de la guerra civil española y ocultando un terrible secreto familiar, decidieron emprender un largo viaje para empezar de cero y recomponer sus vidas. Lo que encontrarán será un ambiente muy diferente al que dejaron atrás: bailes, fiestas, grandes orquestas tocando a ritmo de danzón y boleros, y, en especial, una creciente industria cinematográfica cuyas estrellas compiten con las de Hollywood. Aurora comprende que su verdadero futuro está allí y no en una España abrumada por los horrores de la contienda.

¿Qué nos ha gustado? 
- La guerra desde el otro lado: Teresa Viejo nos sumerge en la Guerra Civil española pero vista esta desde México. Así, el lector vivirá una perspectiva muy diferente del conflicto que marcó nuestro país mientras contempla cómo influyó su desarrollo en el devenir de otros países.
- Reales o ficticios: Viejo recupera en Que el tiempo nos encuentre figuras pasadas reales y las mezcla con personajes ficticios en una combinación muy bien entretejida que aporta realismo a la trama y nos acerca las personalidades de grandes nombres del cine primigenio como Lupe Vélez.
- Los primeros pasos del cine: lo mejor que tiene Que el tiempo nos encuentre es el retrato tan vívido que hace la autora de los primeros años del cine. Gracias a la documentación que se inserta y a la recreación exhaustiva, el lector no tendrá dificultad alguna en trasladarse a aquellos años

¿Qué no nos ha gustado? 
- Altibajos: la trama de Que el tiempo nos encuentre tiene un ritmo irregular. Toda la primera parte, en la que Viejo se dedica a presentar el pasado y el presente de los personajes, resulta excesivamente lenta. Y la segunda, aunque más ágil, concluye con unos últimos capítulos que pecan de rapidez.


0 comentarios :

Publicar un comentario