miércoles

Reseña: Operación Princesa de Antonio Salas

¿Y si fuese posible reconocer a todos los políticos, policías o empresarios corruptos por una marca indeleble en su cara? ¿Y si un simple peón pudiese cruzar todo el tablero para transformarse en reina, o al menos en princesa, y dar mate al rey enemigo? ¿Y si una simple joven pudiese hacer tambalear todo el sistema político, económico y social de un país?Unos estudios de químicas, un futuro prometedor y una familia sencilla son los puntales que sostienen la vida de Álex en Colombia hasta que un cartel de la droga se cruza en su destino. Desde ese momento, y temiendo que su vida acabe de una forma tan violenta y repentina como la de su pareja, Álex solo tiene una idea en la cabeza: escapar. Por eso, cuando su prima Paula Andrea le habla de la posibilidad de viajar a Madrid con un incierto contrato de trabajo, no lo piensa; coge los mil euros que le ofrece la organización y embarca hacia una nueva vida.

¿Qué nos ha gustado? 
- De nuevo en los bajos fondos: a través de una trama cruda y muy intensa, el autor nos adentra en el mundo de la corrupción, sin dejarse nada en el tintero mientras nos enseña el lado más oscuro de la sociedad contemporánea.
- Una protagonista como núcleo de todo: Álex, la protagonista de la novela, es una figura que se siente como alguien cercana. No solo por la caracterización tan profunda que Antonio Salas hace de ella sino también por su constante lucha por la supervivencia que la convierte en una figura atractiva y poderosa.
- Realidad en la ficción: lo mejor que tiene Operación Princesa es el maravilloso trasfondo de realidad que Salas ha construido en esta novela. De nuevo, nos encontramos con una documentación exquisita que nos hace vivir la historia y que convierte la trama de ficción en una recreación muy fiel de la realidad.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Prepárate para lo más duro: al igual que Diario de un skin, Operación Princesa es una novela muy dura, con escenas que despertarán la rabia y la impotencia del lector a partes iguales. No es apta para lectores sensibles.

0 comentarios :

Publicar un comentario