jueves

Reseña: La calle Great Jones de Don DeLillo

Mediados de los sesenta. Bucy Wunderlick, la joven estrella del rock, se encuentra insatisfecho con el tipo de vida que le ha dado riqueza y fama. En mitad de una gira, decide separarse de su banda para alojarse en un decrépito apartamento de la calle Great Jones, en Manhattan. A partir de ese momento, sus incondiciona les fans especularán sobre esta desaparición creyéndolo incluso muerto. Su estancia en la calle Great Jones no será lo que esperaba: su privacidad se verá continuamente entorpecida por variadas y enigmáticas visitas. La calle Great Jones refl eja las pesadillas y alucinaciones de nuestra era con todas sus escabrosas sombras: una mirada penetrante a la mezcla de arte, negocio y decadencia urbana que conforma el rock and roll.

¿Qué nos ha gustado? 
- Humor descarnado: Don DeLillo siempre ha insertado un lenguaje irónico en sus novelas pero en La calle Great Jones esto es aún más claro. De forma directa e indirecta, el autor se mofa de la industria musical haciendo uso de unos giros cargados de humor seco.
- Detallismo artístico: aunque La calle Great Jones no llega al mismo nivela narrativo que alguna de las obras magnas de DeLillo hay que reconocer que, aún así, la obra es un breve pero intenso deleite para los sentidos. La trama está muy bien construida y la prosa cuidada hasta el detalle.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin el mismo agarre: Bucky Wunderlick, el protagonista de La calle Great Jones, recuerda bastante a Kurt Cobain, pues ambos son personajes muy torturados por la vida y por los aspectos morales de su existencia. Sin embargo, aunque parecido, Bucky no posee el carisma y la profundidad de convicciones de Cobain por lo que al final resulta una copia descafeinada de su predecesor.
- Una ambientación empobrecida: uno de los grandes fuertes de Don DeLillo ha sido siempre la perfecta escenografía con la que ha dotado a sus novelas. En La calle Great Jones, sin embargo, el autor presta menos atención a este detalle y como consecuencia se pierde parte de la fuerza narrativa que siempre tienes sus novelas.

0 comentarios :

Publicar un comentario