lunes

Reseña: Ciudad negra de Fernando Gamboa

El profesor Castillo cita con urgencia a Cassandra y a Ulises y les explica, angustiado, que su hija Valeria ha desaparecido misteriosamente en el territorio más remoto y peligroso de la Tierra. Desesperado, el profesor ha resuelto partir en su busca cuanto antes, y les ruega a Ulises y a Cassie que le acompañen. Incapaces de disuadirlo ni de dejarle ir solo, ambos aceptan a regañadientes ayudar a su viejo amigo en el intento de rescate, y así los tres, una vez más, se embarcarán en una temeraria aventura hacia lo desconocido. Ni el profesor ni Cassandra ni Ulises lo saben aún, pero en el lugar al que se dirigen se encontrarán con una ciudad imposible que ningún humano ha habitado en miles de años. Una ciudad repleta de enigmas y maravillas. Una ciudad en la que descubrirán, demasiado tarde, que no están solos.

¿Qué nos ha gustado? 
- Más risas: en la anterior novela de Gamboa ya vimos que el estilo del autor tiene un toque humorístico muy apropiado. En Ciudad negra estos giros son aún más numerosos y gracias a ellos el lector disfrutará de unas conversaciones llenas de sarcasmo y humor con las que nos reiremos con ganas.
- Progresando: Ciudad negra tiene una trama que va creciendo en intensidad. El principio es un poco lento pero conforme avanza la historia, sobre todo, a partir de la mitad de la novela, esta lentitud da paso a un dinamismo paulatino que no consigue aburrirnos.
- Compartiendo las ventajas: Ciudad negra comparte con su predecesora la facilidad para atrapar al lector y nos asegura una lectura rápida que te cautiva desde el principio.

¿Qué nos ha gustado? 
- Rebuscando hasta el final: la trama de Ciudad negra peca de falta de credibilidad. Hay algunos acontecimientos en los que no existe coherencia y sobran efectos imposibles.

0 comentarios :

Publicar un comentario