jueves

Reseña: Calle Londres de Samantha Young

Johanna trabaja en un bar y siempre se ha ocupado de su familia, sobre todo de Cole, su hermano pequeño. Con un padre ausente y una madre incapaz de cuidarles, ha estado tomando decisiones basándose en lo mejor para Cole. Incluso elige los hombres con que sale en función de lo que pueden aportarles a su hermano y a ella. Enamorarse es un lujo que no se puede permitir. Pero con el nuevo barman, Cameron MacCabe, la atracción es innegable. Cada vez que mira a su compañero de trabajo se le hace un nudo en el estómago. Y, por una vez, siente la tentación de poner sus necesidades por delante.

¿Qué nos ha gustado? 
- Perspectivas de futuro: en Calle Londres, Samantha Young inserta nuevos personajes que, a pesar de que permanecen en un segundo plano, consiguen rivalizar con los protagonistas, pues están lo suficientemente bien caracterizados como para que la autora les saque provecho durante toda la novela.
- Buen avance: aunque al principio parece que la novela es más lineal que su predecesora, lo cierto es que Young inserta a partir de la mitad las suficientes dosis de misterio como para que el lector se enganche a la trama y la devora en apenas unas horas.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Dudando: en algunos capítulos, los constante devaneos de Jo resultan cansinos. Sus dudas y sus titubeos insertan más párrafos reflexivos de los necesarios y ralentizan el ritmo.
- Sin conexión: el personaje de Jo no resulta tan cercano como lo fue el de Joss. Carece de la fuerza y de la determinación de su predecesora y esto hace que el lector no sienta por ella la misma simpatía que sí sentimos por la protagonista de la novela anterior.

0 comentarios :

Publicar un comentario