martes

Reseña: El estafador de John Grisham

Malcolm Bannister es el socio minoritario de un modesto bufete de una ciudad pequeña, hasta que escoge al cliente equivocado. Barry, chantajista y propietario de un conglomerado empresarial, contrata a Bannister para gestionar la compra de un terreno para ubicar un local nocturno. Pero el FBI descubre en la cuenta corriente de Bannister una cantidad diez veces superior a la pactada como pago de sus honorarios, le acusan de blanqueo de dinero y se le condena a 10 años de cárcel. Cuando el juez Fawcett aparece asesinado, Malcolm Bannister dice saber quién y por qué asesinaron al juez federal y exige la libertad a cambio.

¿Qué nos ha gustado? 
- Un personaje que engaña: Malcolm Bannister es el protagonista más particular e interesante que ha diseñado John Grisham en años. No solo posee un innegable carisma sino que, además, consigue engañar a sus enemigos y confundir al lector de una forma sobresaliente gracias a su personalidad variable.
- Buenos giros: Grisham inserta en la novela más de un giro imprevisto que desmontará todos los prejuicios del lector y conseguirá sorprendernos en determinados puntos. Esto contribuye, sin duda, a que la novela se lea casi de un tirón, mientras nos esforzamos por descubrir hacia dónde irán los acontecimientos.
- Volviendo a mejorar: en sus dos últimas novelas, no encontramos lo mejor de Grisham. Faltaba ese toque particular que ha convertido al autor en el escritor best seller por excelencia de las novelas jurídicas. En El estafador, en cambio, Grisham recupera parte de su brillo y nos ofrece una novela más consistente y coherente que las anteriores.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Tardamos en entrar en materia: el principio de El estafador es lo peor de la novela. Grisham tarda una eternidad en revelar los detalles esenciales que marcan el suspense de la trama y durante todo este tiempo el lector se tendrá que contentar con unas primeras cien páginas pausadas y sin casi alicientes.
 

0 comentarios :

Publicar un comentario