martes

Reseña: El don de Ana de Cecilia Sanmartín

Adam ha fallecido y con él Ana pierde el que ha sido su gran amor. A partir de ese momento Ana comenzará a rememorar su pasado y qué le llevó hasta ahí. Su infancia en El Salvador en medio de la guerra civil, el asesinato de su madre y de las gentes de su pueblo a manos de la junta militar, el orfanato, el exilio a los Estados Unidos, el convento… Por decisión de la Hermana Josefa será la niñera de los niños de una familia californiana acaudalada. Cuando la esposa, Lillian abandone el domicilio conyugal, Adam confesará a Ana que tiene sentimientos hacia ella. Sin embargo, su amor se ve desafiada por las reacciones de la familia. Ana se ha fijado una meta final: reconciliar padre e hijo.

¿Qué nos ha gustado? 
- La lucha por la supervivencia: El don de Ana es una novela que ensalza la capacidad luchadora de la mujer. A pesar de las difíciles circunstancias en las que se ve envuelta, la protagonista se convierte en un ejemplo de superación personal y de fortaleza que inspira al lector a mirar la vida con más optimismo.
- Norteamérica y Sudamérica: desde el punto de vista de la contextualización, El don de Ana es una novela rica en detalles que se beneficia del colorido que Cecilia Sanmartín imprime a los escenarios, sobre todo a los dos principales, El Salvador y California, para dotar a la trama de más vida.
- Por encima de las dificultades: la trama de El don de Ana combina el amor y las aventuras hasta conformar una historia a medio camino entre el género romántico y el realista que gana intensidad conforme va avanzando y en la que conoceremos lo mejor y lo peor del ser humano.
 - Siguiendo la misma línea: Sanmartín echa mano del mismo estilo ágil que ya vimos en su anterior trabajo y nos ofrece una trama que se lee con facilidad y que, a pesar de algún bache concreto, mantiene nuestro interés hasta el final.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Mezcla: El don de Ana estructura la novela mediante una alternancia de planos presentes y pasados que, a veces, no se suceden con naturalidad y resultan impostados.

0 comentarios :

Publicar un comentario