lunes

Reseña: El color de la pasión de Jude Deveraux

En Edilean, Virginia, Sara Shaw aguarda con impaciencia el día de su boda con el seductor Greg Anders. Pero apenas tres semanas antes de la ceremonia, Greg recibe una llamada telefónica en plena noche y se va sin dar ninguna explicación. Dos días después, Sara ve, azorada, que un hombre se cuela en su apartamento. El intruso dice llamarse Mike Newland y asegura ser el hermano de su mejor amiga. En realidad, es un policía de incógnito y su misión consiste en valerse de Sara para localizar a una mujer que no solo es una de las delincuentes más buscadas de Estados Unidos... sino la madre del hombre con quien Sara pretende casarse.

¿Qué nos ha gustado? 
- Más reales: una importante diferencia con respecto a sus anteriores novelas es que en El color de la pasión, Jude Deveraux ofrece unos personajes más reales. Prescinde de las figuras tan perfectas que plagaron la mayoría de sus obras precedentes y apuesta por unos protagonistas que, a pesar de sus defectos, resultan cercanos y humanos.
- Nuevo y viejo: en El color de la pasión se percibe una mejor confluencia entre los planos ambientados en el presente más contemporáneo y los ubicados en el pasado histórico. La autora juega con ambos tiempos de forma efectiva y eficiente, sin que el lector lo vea como algo impostado.

¿Qué no nos ha gustado? 
- ¿Esto es un final?: la conclusión de El color de la pasión es, sencillamente, decepcionante. Deveraux concluye la trama con excesiva rapidez, casi a la carrera, forzando acontecimientos y personajes de una forma poco creíble.
- Nada de nuevo: Deveraux no nos ofrece nada tremendamente original en El color de la pasión. La trama se enmarca, más bien, en líneas previsibles que no consiguen sorprendernos y que recuerdan en muchos momentos a otras novelas de la autora.
 

0 comentarios :

Publicar un comentario