miércoles

Reseña: Ciudad del sol de David Levien

En Ciudad del Sol, el detective jubilad o Frank Behr, pese a llevar algún tiempo inactivo tras décadas consagradas al oficio, no duda en aceptar un caso de desaparición que data ya de un año. El desaparecido, Jamie Gabriel, es un niño de 12 años que desaparece sin dejar rastro durante las horas en que trabaja como repartidor de periódicos en una barriada de Indianápolis. Catorce meses más tarde, sus padres están a punto de abandonar toda esperanza, sin embargo, se dan una última oportunidad y contactan con Behr, que se meterá de cabeza en un asunto que va a hacerle entrar en contacto con antiguos demonios.

¿Qué nos ha gustado? 
- Emociones sin tapujos: uno de los grandes aciertos de David Levien es la habilidad con la que el autor plasma los sentimientos de los distintos personajes. Especialmente destacado en este sentido es el retrato psicológico y emocional que hace de los padres del niño secuestrado conforme su matrimonio se va desintegrando.
- No te vas a aburrir: Ciudad del sol es una novela rápida que se desarrolla con un ritmo sostenido y ágil y que no se hace plomiza.
- Buena construcción: la trama de Ciudad del sol está muy bien pensada. Levien construye el suspense y la tensión de forma progresiva, ofreciendo un argumento que gana en riqueza con cada página que pasa y que nunca cae en soluciones rápidas o manidas.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Final rocambolesco: las últimas veinte páginas de Ciudad del sol son, sin duda, lo peor del libro. Después de una trama casi impecable, Levien nos decepciona con una conclusión que peca de idealismo y de apresuramiento.
 

0 comentarios :

Publicar un comentario