martes

Reseña: Tu rostro con la marea de Fernando García de Cortázar

¿Puede una vida, con sus sueños, sus heridas, nostalgias y remordimientos, ser investigada como si de un crimen se tratara, utilizando a modo de pistas las voces de los que todavía recuerdan? Esta es la pregunta a la que debe dar respuesta Fernando Urtiaga, un joven historiador, cuando en 1977 recibe en herencia el encargo de contar la historia del enigmático Ángel Bigas a través de la memoria de aquellas personas que le conocieron.

¿Qué nos ha gustado?
- Historiador y escritor: Tu rostro con la marea no decepciona en cuanto a rigor histórico se refiere. El bagaje profesional de Fernando García de Cortázar como historiador se deja sentir en la solidez de los hechos reales que conforman la trama y en los detalles de la época, minuciosamente reconstruidos.
- Recorrido escenográfico: Tu rostro con la marea es una novela rica en entornos. García de Cortázar no se limita a centrar la trama en un único escenario sino que traslada al lector del Madrid esperpéntico de Valle-Inclán a Bucarest y de allí a Varsovia, en un periplo dictado por los acontecimientos históricos que cuenta, además, con una contextualización preciosista.
- Caracterización aceptable: García de Cortázar combina en Tu rostro con la marea figuras históricas con otras ficticias en una amalgama de personajes reales e irreales que, sin embargo, no se sienten como algo impostado. Casi todos poseen una caracterización que, sin llegar a ser deslumbrante, posee la suficiente efectividad narrativa.

¿Qué no nos ha gustado?
- Opinión personal: Tu rostro con la marea no es un libro que deslumbre precisamente por la objetividad de sus planteamientos. García de Cortázar inserta muy a menudo su opinión personal y sus valoraciones de la historia a lo largo de la trama lo que disminuye la imparcialidad de la historia en su conjunto.

Artículos relacionados
Tiempo de cenizas de Jorge Molist
El libro de las fragancias perdidas de M.J.Rose
Soldados de honor de Adrian Goldsworthy
Adorables criaturas de Dolores Payas
 

0 comentarios :

Publicar un comentario