miércoles

Reseña: Las sombras de Longbourn de Jo Baker

Son las cuatro de la mañana en Longbourn, la casa de los Bennett en Herdfordshire. Mientras las cinco hermanas Bennett y sus padres, los famosos protagonistas de Orgullo y prejuicio, duermen plácidamente, Sarah y Polly, las dos jóvenes doncellas, empiezan a trabajar a las órdenes de la anciana ama de llaves, la señora Hill. Todos llevan años repitiendo la misma rutina, y procuran ignorar que la vida es algo más que un simple ir y venir de trapos, cacerolas y escobas. Sarah, la protagonista de esta novela, es quien más desea ser apreciada como ser humano y como mujer; la ocasión parece propicia cuando un buen día se acerca a la mansión un hombre que parece haber surgido de la nada. Su nombre es James Smith y, contra todo pronóstico, el señor Bennett decide emplearlo como cochero. El secreto y el pecado de James es haber sido inculpado como desertor en las guerras napoleónicas, cuando Inglaterra luchaba contra Francia y su compañía se encontraba acuartelada en tierras españolas.

¿Qué nos ha gustado? 
- Versión spin-off: muchas novelas se han escrito hasta la fecha utilizando como base Orgullo y prejucio. Las sombras de Longbourn es otra más de estas obras pues se centra en la vida de los sirvientes que aparecieron en un segundo plano en la novela de Austen. Pero, a pesar de lo poco prometedor que puede resultar para muchos esta premisa, Jo Baker ha hecho un trabajo excelente y la novela nos ofrece una visión actualizada y preciosista del clásico desde una perspectiva nunca antes utilizada.
- Realismo: Las sombras de Longbourn nos muestra la vida de la servidumbre en plena época victoriana desde una perspectiva realista y nada idealizada. Las largas horas de trabajo, las carencias y los prejuicios sociales aparecen retratados en la novela con todo lujo de detalles, conformando una trama que tiene más de crítica histórica que de novela romántica.
- Actual, ante todo: Baker no hace esfuerzo alguno por imitar la prosa y el estilo de Austen. En cambio, opta por una narrativa que, aunque mantiene la coherencia con la época histórica, responde a los dictámenes de la actualidad y la fluidez.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin grandes sorpresas: el apartado romántico de Las sombras de Longbourn es muy predecible. Tiene cierto parecido incluso con la historia de Elizabeth Bennet en Orgullo y Prejuicio y no ofrece nada digno de sorprender al lector.

Artículos relacionados
El pensionado de Neuwelke de José C. Vales
El camino mozárabe de Jesús Sánchez Adalid
Estaba en el aire de Sergio Vila-Sanjuán
El testigo invisible de Carmen Posadas

0 comentarios :

Publicar un comentario