martes

Reseña: La habitación oscura de Isaac Rosa

Un grupo de jóvenes decide construir una «habitación oscura»: un lugar cerrado donde nunca entra la luz. Al principio la utilizan para experimentar nuevas formas de relacionarse, para practicar sexo anónimo sin consecuencias, por una mezcla de juego y transgresión. A medida que van enfrentándose a la madurez con sus decisiones, desengaños y reveses, la oscuridad se convierte para ellos en una forma de alivio. Con el paso del tiempo, la incertidumbre social y la vulnerabilidad personal se instalan en sus vidas y la habitación oscura aparece entonces como un refugio. La realidad se va filtrando cada vez más al interior, mientras algunos piensan que no son tiempos de esconderse sino de contraatacar, aunque con sus decisiones pongan en riesgo al resto del grupo.

¿Qué nos ha gustado?
- Intensidad: Isaac Rosa hace en La habitación oscura un retrato sentimental excepcional. La novela destila emociones, choques y enfrentamientos que despertarán los sentidos del lector y le harán vivir la trama con una intensidad desbordante.
- Estilo perfecto: La habitación oscura tiene una prosa refinada, culta, cargada de recursos estilísticos que demuestran la gran habilidad narrativa del autor y también el cuidado que Rosa ha puesto en cada palabra de la obra.
- Sin decepciones: la trama de La habitación oscura tiene los ingredientes básicos para que el lector no se aburra con ella en ningún momento. Fuerza, tensión y una abrumadora coherencia narrativa que hacen del argumento una pequeña joya pensada y dispuesta para entretener y, además, hacer disfrutar al lector con el placer de la lectura.

¿Qué no nos ha gustado?
- Lentitud: La habitación oscura es una novela que hay que saborear despacio, como un buen vino. Disfrutando de la lectura y de los mensajes que el lector nos deja en las páginas del libro. Este ritmo tan pausado puede, sin embargo, no ser del agrado de todos los lectores, sobre todo de aquellos que desean una trama más dinámica.

Artículos relacionados
El último refugio de Tracy Chevalier
Y las montañas hablaron de Khaled Hosseini
El jardín de un hombre ciego de Nadeem Aslam
El pantano de las mariposas de Federico Axat

1 comentarios :

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario