lunes

Reseña: Ese instante de felicidad Federico Moccia

“Deseo desesperadamente tener un sueño, porque sin un sueño no se va a ninguna parte” Nicco está pasando por una época difícil: su novia le ha dejado y desde que su padre falleció tiene que ocuparse de la familia, que parece haber perdido el norte: su madre no levanta cabeza, su hermana menor cambia de novio cada noche, y la mayor, madre de un niño de tres años, se ha vuelto a enamorar de un antiguo amor. Por si fuera poco, tiene dos trabajos: en el quiosco de periódicos familiar por las mañanas y como agente inmobiliario por las tardes. Además Ciccio, su mejor amigo, no puede decidirse entre dos chicas que van tras de él. Pronto conocen a dos jóvenes españolas en Roma y se dan cuenta que la vida es demasiado corta para desperdiciarla pensando en el pasado, así que deciden pasárselo bien junto a las dos extranjeras. Cuando Nicco se da cuenta de que sus sentimientos son más fuertes que una simple atracción física, su chica desaparece sin dejar rastro.

¿Qué nos ha gustado? 
- Frases con encanto: Moccia es uno de esos autores que se ha especializado en construir frases para hacernos sonreír mientras leemos. Ya lo demostró en A tres metros sobre el cielo y vuelve a hacerlo en Ese instante de felicidad, en la que encontraremos locuciones que nos llegarán al corazón y otras que nos harán reflexionar.
- Ligereza romántica: Ese instante de felicidad es una novela que sigue la línea de los anteriores trabajos del autor. No busca grandes pretensiones literarias aunque nos ofrece una lectura amena y distendida que consigue enganchar y entretener al lector.
- Más intriga: Moccia ha introducido en Ese instante de felicidad más dosis de suspense de las que vimos en sus anteriores novelas. Verdades veladas y secretos escondidos se entremezclan con la historia de amor para conformar una trama que gana en misterio.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Giros románticos previsibles: aunque la trama se aleja más de los clichés que sus predecesoras siguen existiendo algunos giros que se ven venir con bastante facilidad, sobre todo en el ámbito amoroso que no consigue ganar complejidad a lo largo de la novela.  

Artículos relacionados
El amante demonio de Juliet Dark
Un ángel en una Harley de Joan Brady
Un caballero siempre es discreto de Juliana Gray
Sorprendida de Raine Miller

0 comentarios :

Publicar un comentario