miércoles

Reseña: El amigo andaluz de Alexander Soderberg

Lars Vinge es un policía que acaba de ser ascendido a una unidad de investigación criminal. Todo iría bien de no ser porque su nueva jefa es una persona corrupta y despiadada y sus nuevos colegas lo humillan constantemente, despertando en él unos deseos de venganza que le hacen recuperar sus viejos hábitos de automedicación, nefastos para su ya de por sí maltrecha salud mental. Una de las investigaciones los conduce hasta Héctor Guzmán, un andaluz residente en Estocolmo que, tras la fachada de un editor de libros, resulta ser un capo dedicado al tráfico de drogas y otros negocios sucios en el país. Inesperadamente, Guzmán tiene un accidente y lo que en principio parece un mero atropello fortuito al final parece ser un intento de asesinato.

¿Qué nos ha gustado?
- En tensión: Alexander Soderberg consigue en El amigo andaluz asegurar la tensión dramática de la trama desde las primeras páginas hasta las últimas. La novela mantiene en vilo al lector y le empuja a seguir leyendo, sobre todo a partir de la mitad del libro.
- Cambios radicales: una de las características más acertadas de El amigo andaluz son los constantes giros argumentales que sufre la trama. Ninguno de ellos es tan explosivo como para resultar increíble pero su presencia aporta un aliciente constante al lector, muy conveniente para mantener la lectura.

¿Qué no nos ha gustado?
- Elenco numeroso: El amigo andaluz tiene un abanico de personajes tan amplio que, al principio, nos resultará muy difícil recordar quién era quién y qué función cumplía en la trama.
- El reino del mal: en El amigo andaluz prácticamente no hay ningún personaje que pueda considerarse bueno. El elenco es una suma de figuras a cada cual más vil que se recrean en el mal y en la desgracia ajena hasta llegar a límites insospechados. Esto, aunque no puede considerarse un fallo en sí mismo, sí puede obstaculizar la conexión del lector con los personajes, pues muy difícilmente encontraremos una figura con la que sentir una cierta identificación.
- Entrada difícil: El amigo andaluz es una novela con la que es complicado sintonizar en primera instancia. El excesivo número de historias personales y el sinfín de tramas y subtramas hacen que cueste esfuerzo sentirse inmerso en el libro al principio.

Artículos relacionados
Destripador de Stefan Petrucha
Cuando el río suena de Joe Lansdale
El chico de Steve Hamilton
Encerrada de Kerry Wilkinson


0 comentarios :

Publicar un comentario