miércoles

Reseña: Amor en llamas de Kristin Callihan

Londres, 1881. Miranda Ellis, una belleza pelirroja dinámica e inteligente, no se ha movido nunca del lado de su padre. Desde siempre Miranda ha vivido atormentada por un extraño poder sobrenatural que le cuesta controlar. Ahora su padre pretende solucionar sus problemas económicos urdiendo un matrimonio de conveniencia con el misterioso lord Benjamin Archer, que contra todo pronóstico terminará convirtiéndose en su alma gemela. Archer, que se presenta ante el mundo con la cara cubierta por una máscara, tiene sus propios secretos. Es miembro de una organización de científicos y estudiosos, que trataron de encontrar una cura definitiva para todas las enfermedades; es decir, la inmortalidad. Pero esa sociedad de ancianos está siendo aniquilada, sus asociados mueren violentamente uno detrás de otro.

¿Qué nos ha gustado? 
- Con amor: la relación de Archer y Miranda es el núcleo central de la trama de Amor en llamas. Bien construida, sin grandes aceleramientos ni idealismos innecesarios y con pasión desbordante, el lector quedará muy satisfecho con el apartado romántico de la obra.
- Química asegurada: en cuanto a los personajes, el dúo Archer y Miranda es, sin duda, el tándem estrella de Amor en llamas. Kristin Callihan les dota de un trasfondo personal muy logrado y, al mismo tiempo, crea entre ellos una chispa que les hace una pareja perfecta.
- Romance y misterio: Callihan combina en Amor en llamas unas pinceladas de suspense, con crímenes y asesinos incluidos, y mucho romance, sobrepuesto sobre un escenario histórico. La mezcla hace que la trama tenga un poco de todo sin que se pierda el atractivo de cada género.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin explicaciones: en Amor en llamas faltan más explicaciones contextuales. Por ejemplo, el hecho de que la protagonista tenga poderes o que sea la única que puede utilizarlos queda sin resolver lo que disminuye la coherencia del argumento.

Artículos relacionados
Casi una novela de Megan Maxwell
Destinada a gozar de Indigo Bloome
Siete años para pecar de Sylvia Day
El primer y último amor de Nora Roberts

0 comentarios :

Publicar un comentario